Aunque las prioridades están claras (medio centro y central), el Oviedo y su director deportivo, Francesc Arnau, permanecen atentos al mercado para ver qué posibilidades hay de reforzar al equipo. Uno de los objetivos en el foco ofensivo desde hace algunas semanas, Álex Mula, no será futbolista azul. El extremo del Málaga llega cedido al Alcorcón hasta el final de la temporada.

El Oviedo negoció con el conjunto malacitano para hacerse con los servicios del centrocampista, pero la postura del Málaga fue inamovible: quería algún tipo de contraprestación por la cesión. Mula se encontraba en una situación especial ya que los problemas económicos del conjunto andaluz impidieron que el club tramitara su ficha en septiembre al haber rebasado el tope salarial impuesto por la Liga. Mula se ha entrenado todo este tiempo con los de Víctor pero sin participar en el competición.

El desenlace sobre el futuro de Mula hace que el club azul esté atento a otras opciones que ofrece el mercado en la parte ofensiva. Como sucede con el resto de posiciones, cualquier llegada está supedidata a una salida previa. La previsible marcha de Joselu es la que abriría de par en par la puerta a una incorporación en el frente de ataque de los azules. Rozada vería con buenos ojos la llegada de competencia para los hombres más ofensivos.