Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ningún jugador del Castilla, ni Raúl, se quejó del césped", señala David

La plantilla del Marino de Luanco, contrariada por el "menosprecio" a Miramar, el cual consideran que "ya estuvo en peores condiciones"

David González trata de frenar el avance de Jorge Martín.

David González trata de frenar el avance de Jorge Martín. M. V.

La derrota del Real Madrid Castilla en Miramar ha traído cola. Desde la capital española señalan el estado del césped luanquín como el gran rival al que tuvo que hacer frente el equipo entrenado por Raúl González. "Se quejan de que estaba como un patatal, pero el campo ya estuvo otras veces en peores condiciones", comenta el jugador del Marino David González. Sirva de ejemplo esta misma temporada, en la que Miramar presentó un aspecto más pesado y encharcado como ocurrió ante el Coruxo, Atlético Baleares o Sanse, con un balance de dos victorias y una derrota local.

"Durante el partido, ningún jugador del Castilla, ni Raúl, se quejaron del césped; somos el equipo de un pueblo muy pequeño del norte de España, donde siempre llueve y las limitaciones que tenemos en el día a día no creo que las tengan muchos clubes de la categoría", explica el centrocampista, que lamenta el "menosprecio" que sufre la instalación de Miramar.

Los jugadores del Marino se sienten contrariados por las críticas recibidas sobre un césped que cuidan con mimo de forma exponencial. Como muestra, el equipo que dirige Oli solo se entrenará esta semana el sábado en la instalación luanquina, realizando el resto de sesiones entre Oviedo y Candás. En otras ocasiones se trasladan a La Morgal. "Somos pobres en algunas cosas y también nos perjudica en ocasiones el terreno de juego porque tenemos jugadores de mucha calidad, pero lo paliamos con la fuerte unión que hay en el vestuario y con la comunión tan especial que tenemos con la grada", analiza David González.

Son algunas claves que han llevado al equipo de Oli Álvarez a ser un conjunto poderoso en su estadio, donde ha puesto todas sus esperanzas para lograr la permanencia en la categoría. Hasta el momento, el Marino ha sumado 19 de los 26 puntos que campean en su marcador y esperan seguir por la misma línea ya que "sabemos que la salvación pasa por casa".

Más si cabe debido a los números que presentan los luanquinos lejos de Miramar, donde son conscientes de que "nos está costando, pero a poco que mejoremos daríamos un salto importante", refleja David González. El domingo, a las 11.30 horas, visitará al filial del Getafe -que acaba de hacerse con la cesión de Yac de la Ponferradina- para tratar de cambiar su dinámica como foráneo.

Compartir el artículo

stats