03 de febrero de 2020
03.02.2020

El Sporting B viaja mal

El filial rojiblanco se deja remontar por el Coruxo tras adelantarse por medio de Pelayo y suma ya cinco desplazamientos sin ganar

03.02.2020 | 00:58

El Sporting B sigue con su penuria cuando juega fuera de Mareo (lleva cinco partidos sin ganar a domicilio) y ayer sumó una nueva derrota en liga, a pesar de haberse adelantado en el marcador. La reacción de un Coruxo en racha fue furibunda tras el gol inicial del filial rojiblanco, con dos tantos en el inicio de la segunda parte que dejaron el partido prácticamente sentenciado.

Los de Samuel Baños dejaron que fueran los vigueses los que tuvieran la posesión de balón, esperándolos en medio campo con las líneas muy juntas. Esta circunstancia hizo que el Coruxo tocara y tocara el balón en el centro del campo, buscando una fisura por la que generar peligro. Los asturianos presionaron a los vigueses en su campo para tratar de recuperar el balón y salir a la contra, pero las primeras ocasiones de peligro fueron para los jugadores del Coruxo.

El partido parecía más inclinado del lado vigués, por lo menos en lo que a posesión se refiere, pero fueron fue el Sporting B el que se adelantó en una jugada a balón parado que pilló a la defensa de los gallegos dormida y Pelayo lo aprovechó. El tanto que no cambió los planes del Coruxo pero que sí le llevó a una fase en la que se dejó dominar por el Sporting B. Sin embargo, llegó el gol del empate en un potente disparo de David Añón que se coló por la escuadra de Javi Benítez sin que pudiera hacer nada por evitarlo.

Y no pudo comenzar peor la segunda parte para el filial rojiblanco, pues en la primera aproximación al área del Coruxo, El Ouatani le mete un balón a Añón, que marca su segundo tanto, culminando la remontada de los vigueses. El tanto no le sentó bien al Sporting B, que tenían muchos problemas para sacar el balón ante la presión de los jugadores del Coruxo, que diez minutos más tarde ampliaron su ventaja al transformar El Ouatani una rigurosa pena máxima con la que el colegiado castigó una entrada sobre Mateo. La apuesta por el buen fútbol y por tocar el balón de los locales tuvo premio ante un filial gijonés que reculó demasiado con el gol.

El partido estaba roto, con un Sporting B que se estiró buscando recortar la desventaja, y un Coruxo que aprovechaba los huecos que se generaban para llegar con peligro al área rival. Los minutos pasaban y el Sporting B pudo marcar en un potente disparo de Mece, pero Alberto hizo una gran parada. Samuel Baños intentó darle aire a su equipo con los cambios, pero en esta ocasión no sirvieron para que llegara el tanto que les metiera en el partido, ya que el Coruxo estuvo bien en defensa. Al final, los tres puntos se quedaron en O Vao con justicia ya que los locales tuvieron más ocasiones que no desaprovecharon ante un Sporting B demasiado timorato y sin capacidad para tutear a los gallegos en cuanto a juego se refiere.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.