03 de febrero de 2020
03.02.2020

El Tuilla acepta los regalos

El Avilés fue presa de sus errores, con un desafortunado debut del portero Guille Lara, que propició los dos primeros goles visitantes

03.02.2020 | 00:57
Velardi, con el balón en su poder, es presionado por el blanquiazul Castaño.

El Real Avilés sigue de capa caída y el Tuilla, en plena forma. El Suárez Puerta reflejó a la perfección el que cuando un equipo está en un mal momento, siempre le vienen mal dadas, y viceversa. El partido estuvo marcado por el desafortunado debut de Guille Lara en la portería realavilesina, con dos errores que pusieron en bandeja el triunfo del Tuilla. Uno de ellos, repartido con Félix, debido a la forma de realizar la cesión dirigida a la misma portería avilesina.

Lo cierto es que hasta ese primer gol, el duelo resultó igualado. Era un partido para realizar evaluaciones del nuevo Avilés, totalmente renovado en este mercado invernal. Con el debut de Guille Lara, Carlos Inglan y Joao, las notas no fueron excesivamente positivas para los dos primeros. Tampoco en lo colectivo, ya que el equipo de Matías Vigil no disparó entre los tres palos en todo el partido -su gol fue en propia puerta-. Eso sí, su intención fue la de jugar el balón en todo momento combinando desde la salida de la línea defensiva.

Quizás ese interés propició que Félix cediera el balón atrás a Guille Lara en vez de optar por un balón en largo. Tras el mal control del portero, Nacho Méndez solo tuvo que empujar el balón a la red para poner en ventaja al Tuilla antes del descanso. La igualada a errores llegó en un saque de esquina en el minuto 49. Beni, en su intento de despejar, introdujo el balón en su propia portería.

El Avilés se entonó con el empate hasta que llegó el segundo error blanquiazul. De nuevo Guille Lara fue el desafortunado protagonista al no retener el disparo de Álvaro Pozo y dejar muerto el balón en el área pequeña. El gaditano no reaccionó y Borja solo tuvo que empujar el balón para poner el 1-2. Fue el momento decisivo del partido.

El Tuilla se relamía del gran botín obtenido. Y fue superior en una escapada de Álvaro Pozo, en posición dudosa, cuando Carlos Inglada, en un intento desesperado, cometió penalti. El capitán arlequinado acertó desde el punto fatídico. El partido finalizó con la puntilla de Álvaro Viña, que redondeó una goleada que sitúa al Tuilla con 50 puntos y que deja al Avilés en una situación delicada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.