Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moussa, el escudero de Todibo

El central del Avilés, que podría debutar el domingo ante el Lenense, mantiene una estrecha amistad con el jugador cedido por el Barcelona al Schalke 04

Todibo y Moussa bromean durante su etapa en el Toulousse.

Todibo y Moussa bromean durante su etapa en el Toulousse. M. K.

Compartieron vestuario durante varios meses en el filial del Toulousse, hasta que Jean-Clair Todibo ascendió al primer equipo francés. Posteriormente, fichó por el Barcelona, que lo cedió en este mercado invernal al Schalke 04. A pesar de la distancia que les separa, Moussa Kamara, jugador del Real Avilés, y Todibo, mantienen una estrecha amistad, con conversaciones prácticamente a diario. "Es mi mejor amigo, hablo con él muchísimo y me da consejos todos los días para motivarme y que siga adelante", relató al término del entrenamiento de ayer en La Toba, el nuevo futbolista blanquiazul, que espera debutar el domingo (Suárez Puerta, 12.00 horas) ante el Lenense.

Moussa Kamara actúa como central y recuerda que "Todibo jugaba por delante, de medio centro defensivo, hasta que el año pasado lo reconvirtieron a central". El jugador del Avilés era por entonces su escudero en el filial del Toulousse hasta que separaron sus caminos. "Cuando le vi en la televisión firmando por el Barcelona, me dije a mí mismo que tenía que dar más de mí para volver a estar al mismo nivel que tiene él", explica Kamara, que lleva desde junio sin disputar un partido oficial.

El parisino, afirma que su amigo "está ante una gran oportunidad, es un gran futbolista", mientras que en su caso ha tenido que pasar por la cara amarga del fútbol de encontrarse sin equipo a pesar de que el pasado verano realizó pruebas con el Oviedo Vetusta, el Alavés B y en algún conjunto de Eslovaquia. Ninguno de ellos optó por abrirle las puertas, algo que sí ha logrado ahora en el Real Avilés. "Estoy muy contento porque hace mucho tiempo que no juego y ahora tengo esta oportunidad, tengo que trabajar más y dar todo lo que tengo para regresar a mi nivel", se repite en un mensaje que tiene bien marcado para volver a ser el Moussa Kamara que fue y que compartía equipo con Todibo. Descrito como un "central rápido, fuerte, me gusta la intensidad y la combatividad", Kamara tiene 20 años e impacta por su altura (1,86 metros).

Internacional con Gambia

Su último partido oficial, el 12 de junio de 2019, fue el de su estreno como internacional, defendiendo a la selección de Gambia, de donde son originarios sus padres. Apenas pudo disputar los últimos cuatro minutos del duelo que les enfrentó a Marruecos. "Fue una gran experiencia que ojalá pueda repetir en el futuro, pero para ello tengo que jugar muchos partidos y hacerlo bien en el Avilés", recalca. Su intención no es otra que recuperar el terreno perdido y volver al camino que dejó antes de pasar los últimos meses entrenando en solitario en busca de una oportunidad.

"Mi representante me llamó y me presentó el proyecto del Avilés y no lo dudé. Vengo para ayudar, estoy listo para jugar, lo voy a dar todo en el campo", explica el central realavilesino. Sus deseos van de la mano de los consejos que le ha dado durante todo este periodo de inactividad su buen amigo Todibo para que no se rindiera antes de tiempo. Moussa Kamara volverá a la competición el domingo con la intención de ayudar al Avilés.

Compartir el artículo

stats