Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los "enmarañados y confusos" orígenes del balonmano en España

Ignacio Sendin presenta el primero de tres volúmenes fruto de años de investigación en los que analiza la historia de este deporte

Ignacio Sendín, con su libro en las manos, ante un abarrotado auditorio.

Ignacio Sendín, con su libro en las manos, ante un abarrotado auditorio. JULIÁN RUS

A Ignacio Sendín, entrenador y estudioso del balonmano no le acababa de convencer la "historia oficial" del inicio de este deporte en España y comenzó a investigar. Fruto de esa investigación es el libro "Origen del hand-ball español", que ayer fue presentado oficialmente en el Antiguo Instituto. Es el primero de una trilogía que ya está en marcha y de hecho el segundo volumen verá la luz no en mucho tiempo. La presentación del mismo reunió a un buen número de entrenadores, jugadores y jugadoras y directivos. Entre ellos Falo Méndez como representante de la Asociación Nacional de Entrenadores de la que es vicepresidente, entidad que apoyó incondicionalmente el trabajo de Sendín y que ha sido editado por la Federación Española de Balonmano.

El inicio del balonmano no está claro hasta el punto de que Sedín lo define como "enmarañado y confuso". Y no está claro incluso su nacimiento a nivel mundial, aunque la mayor parte de los estudiosos señalan a Alemania como el país en el que se inició. Curiosamente Uruguay también se aboga la paternidad de este deporte.

En España, hay referencias sobre como el entonces entrenador del club Español de Barcelona de fútbol en 1925, Silvio Alkalay practicaba un juego similar a lo que hoy consideramos balonmano como parte del entrenamiento de los jugadores de fútbol. Pero parece ser que fueron las academias militares y más concreto la de Toledo, aunque también se habla de la naval de Ferrol, como el germen del balonmano en España. El capitán José Hermosa Gutiérrez era el responsable de la educación física en la Escuela Central de Toledo quien tras un viaje por varios países europeos acabó trayéndolo a España también a mediados de la década de los años 20. Los mandos formados en Toledo la difundieron por el resto de España al llevar la práctica del balonmano a sus respectivos destinos.

Las mujeres a pesar de la época no tardaron en unirse a la práctica deportiva y en este caso Sendín apunta la fecha del 28 de marzo de 1933 como clave por el "nacimiento del hand-ball femenino producto de un enfrentamiento entre los equipos del Instituto Francés y la Facultad de Filosofía y Letras, partido que se jugó curiosamente en las instalaciones de la Academia de Toledo".

"No esperéis en este libro muchas referencias a Asturias porque no las encontrareis", advirtió Sendín. La razón es que los otros dos libros están dedicados en exclusiva a este tema. El segundo lleva por título "Origen del balonmano asturiano, 1938-1961", al que seguirá un tercero: "Evolución y desarrollo del balonmano asturiano, 1957-1988". Si aparece la figura de Pura Zapico, pionera del balonmano en la región en todos los sentidos ya que fue jugadora, entrenadora y dirigente.

Ignacio Sendín tuvo palabras de reconocimiento para "las mujeres que entre 1933 y 1936 practicaban este deporte pero que fueron sometidas al silencio y al ostracismo". El autor encontró la primera referencia en la prensa asturiana, concretamente en el desaparecido diario Región en 1931 de la palabra "hand-ball" en una crónica firmada por José F. Folguera.

En el acto Sendín tuvo un recuerdo para otra de las pioneras Angelines Coto fallecida el lunes a quien los asistentes dedicaron una sonora ovación.

Compartir el artículo

stats