06 de marzo de 2020
06.03.2020
Natxo Lezkano | Entrenador del Liberbank Oviedo

"Va a ser una batalla dura, pero la vamos a ganar"

"Es muy importante recuperar el efecto Pumarín y que los jugadores piensen que en casa es muy difícil que pierdan"

06.03.2020 | 01:03
Natxo Lezkano, ayer, durante su primer entrenamiento al frente del Liberbank Oviedo Baloncesto.

Natxo Lezkano se movía ayer por los pasillos del polideportivo de Pumarín con soltura, como si llevara mucho tiempo haciéndolo. Y eso que la casa del Liberbank Oviedo Baloncesto era como un bazar en el que coincidieron jugadores, directivos, prensa y personal del club. Había muchas expectativas por ver al entrenador que viene a salvar al equipo y mantenerlo en la LEB Oro, el hombre que suple a Javi Rodríguez, una persona que ha sido muy importante en la entidad los cinco últimos años, alguien del que decidieron prescindir el martes por tener al equipo en puestos de descenso, con siete victorias, a dos de la permanencia.

El entrenador tuvo dos momentos para estar con la plantilla, primero, por la mañana, dialogando con ellos; y después, por la tarde, dirigiendo su primer entrenamiento. Quiso advertir el vasco de que tiene "un enorme respeto profesional y personal por Javi Rodríguez". Aún así, viene dispuesto a recetar nuevas medicinas para curar al enfermo: "Estoy seguro de que vamos a sacar esto adelante, aunque nos va a costar mucho trabajo y esfuerzo a nivel mental". No esconde Lezkano que "va a ser una batalla dura", aunque está convencido de que están en condiciones de salir victoriosos: "Esta batalla la vamos a ganar".

El Liberbank Oviedo y Natxo Lezkano han llegado a un acuerdo por el que, si logra la permanencia, tendrá dos años más de contrato, una motivación extra para conseguirlo. Una de las cosas que más le ha gustado es que ha visto en los jugadores "unas ganas de trabajar tremendas". "Estoy viendo que es un grupo que merece la pena, que lo está pasando mal porque quiere salir de una situación en la que no esperaba encontrarse", añadía.

A Lezkano, aunque no lo dijera, todo el rato se le pasaba por la cabeza la derrota que sufrió en Pumarín en el tercer partido de las semifinales del play-off de ascenso a la ACB, en las que su equipo, favorito absoluto ante un recién ascendido Oviedo, terminó perdiendo cuando a falta de menos de cuatro minutos ganaba por doce puntos: "Aquí he vivido partidos en los que teníamos el partido ganado y, gracias al ambiente que se formaba, Oviedo era capaz de darle la vuelta al marcador; cuando he venido aquí, esto ha sido un infierno". Por eso quiere "recuperar el efecto Pumarín y que los jugadores piensen que esto es una fiesta y que cuando juegan en casa es muy difícil que pierdan". El sábado (18.30 horas) ante el Coruña toca poner la primera piedra de la remontada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.