11 de marzo de 2020
11.03.2020

Cortina, tras ganar en la París-Niza a su ídolo Sagan: "Es una victoria soñada"

"Llevarse esta carrera es muy especial, ha sido una sorpresa para mí, pero vi el hueco y me dije: lo que salga", detalló el ciclista gijonés

11.03.2020 | 01:08
Iván Cortina celebra la victoria ante Sagan, Bol y Pasqualon.

El ciclista asturiano Iván García Cortina cumplió ayer uno de sus sueños al superar en la línea de meta de la tercera etapa de la París-Niza, con final en La Châtre, a su ídolo de la infancia y con el cual es comparado en numerosas ocasiones por su descaro y potencia en los metros finales: Peter Sagan. "Es una victoria soñada, pero como cualquiera de los triunfos que pueda conseguir, aunque ganar por delante de Peter (Sagan) la hace un poco más especial", indicó minutos después de haber vivido uno de los momentos más mágicos de su carrera deportiva.

El gijonés, de 24 años, siempre ha sido un amante de las clásicas, pero ahora ha podido inscribir su nombre en una carrera legendaria como la francesa. Cortina supo revolverse en una llegada con caída incluida y, a pesar de estar situado en una posición poco ventajosa, lanzó uno de sus potentes sprints para dar la campanada. "Ganar en esta carrera es muy especial, ha sido una sorpresa para mí, pero vi el hueco, arranqué a tope y me dije: 'lo que salga'", explicó con enorme naturalidad. Y le salió a las mil maravillas.

Nadie pudo sostenerle. Ni siquiera Peter Sagan que, pese a cogerle la rueda, no pudo remontar al gijonés, que logró un triunfo sin paliativos por delante del eslovaco y de Pasqualon. La victoria no era el objetivo de Iván Cortina, que acudió a esta cita tras superar un proceso gripal que le dejó fuera de las dos primeras clásicas de la temporada, la Omloop Het Nieuwsblad y la Kuurne-Bruselas-Kuurne, reapareciendo en la París-Niza, donde partía con la premisa de "ayudar a mis compañeros en la clasificación general, no tenía pensado intentarlo". Pero las buenas sensaciones demostradas durante las dos primeras jornadas le hicieron probar fortuna en una etapa con un final rompepiernas que mermó a los sprinters más puros. En esas apareció Cortina. "Me gustan este tipo condiciones duras, la gente sufre y yo me veía con buenas piernas; lo he podido conseguir", confirmó.

El gijonés festejó su primer éxito de forma discreta debido a las restricciones acordadas por los organizadores de la prueba para evitar el contagio del coronavirus, pero indicó que "a ver si esta noche -por ayer- podemos tomar algo de champán con todo el equipo". Las felicitaciones fueron muy numerosas, entre ellas las del seleccionador nacional de fútbol Luis Enrique Martínez, gran amante del ciclismo. "Le conocí en Casteldefells, me hizo ilusión su felicitación, todo queda en casa", comentó Cortina en referencia a Gijón. Y ahora va a por más: "Mi objetivo siguen siendo las clásicas, ya me siento muy respetado por el resto del pelotón".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.