Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División

Con el camino marcado

El Sporting empieza a trabajar con cintas de correr dos semanas después de la última sesión grupal

Álvaro Vázquez, en su casa, con la nueva cinta de correr.

Álvaro Vázquez, en su casa, con la nueva cinta de correr. I. A. V.

Hoy se cumplen justo dos semanas del último entrenamiento del Sporting en Mareo. Fue una sesión cerrada al público, en los últimos días de actividad de la plantilla en la Escuela de Fútbol rojiblanca, ya con servicios mínimos de trabajo. La recomendación de la Federación, unas horas antes de decretar

Pendientes de conocer cuándo el equipo retomará la actividad colectiva en Mareo, y la fecha en la que reanudará la competición, si llega a producirse, los jugadores rojiblancos ya pasan por su momento de mayor paréntesis del curso, ya que el último partido se remonta al pasado día 8. Y eso que entre el final y el principio del año estuvieron 17 días sin jugar, desde el 21 de diciembre ante el Extremadura al 7 de enero en Zaragoza, en un choque que se aplazó cuatro días por un brote gripal en el vestuario rojiblanco.

Al parón había llegado el Sporting con solo dos jugadores no disponibles: Marc Valiente y Bogdan. El central, que ya trabajaba con el recuperador, pasaría a estar disponible para esta jornada en la que tocaba derbi. Mientras que a Bogdan se le esperaba para mayo. Djukic afrontaba sin muchos contratiempos en forma de bajas el último tramo de Liga. Algo que ahora, bajo la atenta mirada del cuerpo técnico y los médicos, se quiere mantener, para que, cuando se retome la competición, el Sporting se aproxime lo máximo posible al estado de forma que tenía hace dos semanas, y que ningún contratiempo físico altere el día a día después de este parón imprevisto por el coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats