Los Juegos Olímpicos de Tokio se celebrarán finalmente entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021, justo un año más tarde de las fechas inicialmente fijadas para este verano, según anunciaron ayer los organizadores. Esta decisión se ha tomado a partir de los criterios de "proteger la salud de los atletas y de todas las partes implicadas y de contribuir a la contención del COVID-19", de "salvaguardar los intereses" del mundo del deporte y de ajustarse al calendario de competiciones, según expusieron el COI y los organizadores en un comunicado. Las nuevas fechas son "exactamente un año después de las originalmente planeadas", "tienen el beneficio de minimizar el trastorno que causará el aplazamiento en el calendario deportivo internacional" y "ofrecen el suficiente tiempo para terminar el proceso de clasificación" para los atletas, señala la nota conjunta.