Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Dori Ruano sube al Sporting a la bici

La excampeona del mundo, pareja de Fran Albert, está detrás del trabajo rojiblanco en estática l "Es menos lesivo que la cinta", destaca

Fran Albert y Dori Ruano, en una visita a Trubia.

Fran Albert y Dori Ruano, en una visita a Trubia. DORI RUANO

Forman una de las familias sportinguistas más en forma. Dori Ruano, campeona del mundo de ciclismo en pista en 1998, es la pareja de Fran Albert, preparador físico del Sporting. Ella es también una de las motivadoras de que esta semana el conjunto rojiblanco se haya subido a la bicicleta. "Fran me consulta y hablamos sobre la conveniencia de alternar el trabajo que realizan en la cinta de correr, con el de la bici estática, menos lesiva para las articulaciones", explica la salmantina, participante en tres Juegos Olímpicos y directora de un centro de entrenamiento personal que fundó en Salamanca con el ahora técnico del Sporting. Dicho y hecho.

El confinamiento les ha obligado a vivir separados. Fran Albert trabaja desde la casa que comparten en El Berrón. Dori Ruano, que habitualmente pasa todos los fines de semana en Asturias, se ha tenido que quedar en Salamanca, al cuidado de su madre. "Desayunamos, comemos y cenamos juntos por skype", cuenta la exciclista sobre las videollamadas que comparte la pareja, en la que se ponen al día de su jornada y a través de las que empezaron a valorar la posibilidad de que una bicicleta estática entrara en cada casa de los futbolistas del Sporting. El siguiente paso fue que el club activara un convenio con un centro deportivo para la cesión de los materiales.

La jornada de ambos es intensa. "Fran le echa muchas horas", señala Dori antes de explicar cómo las redes sociales han abierto las puertas de su centro deportivo, MueveT, a todo el mundo. "Tengo a dos personas trabajando conmigo en el centro. Tuvimos que cerrar por el confinamiento y decidimos que, cada mañana, cada uno hiciera un entrenamiento desde casa retransmitiéndolo en directo por nuestro perfil profesional en Facebook. Los fines de semana hemos alcanzando un máximo de dos mil visualizaciones", detalla. No se queda ahí. Al seguimiento individual de sus clientes le añade retos como al que le invitó el exciclista Melcior Mauri, en el que figuras de este deporte han estado durante un día entero pedaleando, en turnos de una hora, compartiendo el ejercicio en la red social Instagram. "Hay que intentar ayudar a que la gente esté activa y se distraiga", subraya.

Dori y Fran también se entrenan juntos desde la distancia y aprovechan los fines de semana para hacer ejercicio al mismo ritmo con el móvil como aliado para poder verse. "He descubierto que puedo conectar el teléfono a la televisión y así nos vemos mejor. A Fran le gusta también mucho el ciclismo y ahora echa en falta no tener un rodillo en El Berrón para pedalear desde casa. Cuando voy a Asturias salimos en bici de montaña, estoy a ver si le convenzo para que también se apunte a la de carrera. Asturias es el paraíso del ciclismo", explica la salmantina.

Pedaladas inolvidables fueron las dadas por Dori en Burdeos, donde en 1998 conquistó el Mundial de pista. El pasado martes, Teledeporte volvió a retransmitir la carrera. "No había visto nunca esas imágenes. Fue la primera vez", desvela la campeona española. "Fran tampoco lo había visto en su día. Nada más acabar la retransmisión hablamos de ello. Fue emocionante recordarlo", confiesa. "Ojalá esto acabe pronto y de la mejor manera para todos", añade. Y es que echa de menos reencontrarse con su pareja y volver a coger la bici en El Berrón para sumar kilómetros con el también exciclista Adolfo Alperi, "que me hace descubrir carreteras" o la grupeta de Bellastures, formada solamente por mujeres.

Dori Ruano y Fran Albert se conocieron en Salamanca, en 2007, cuando el ahora preparador físico rojiblanco se ocupaba de la misma parcela en la Unión Deportiva Salamanca. Desde entonces no se han separado más allá de los dictados de las obligaciones profesionales y el propio confinamiento al que ha llevado el COVID-19. "Vivo también enamorada de Asturias", asegura Dori Ruano, declarada futbolera y una sportinguista más, tanto para animar como para echar una mano a la hora de mantener a la plantilla rojiblanca en forma.

Compartir el artículo

stats