Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicia González | Ciclista profesional asturiana

"No volveremos a competir hasta agosto, estamos mentalizadas"

"Las ciclistas estamos acostumbradas a realizar entrenamientos de cinco horas; en esta situación nuestro único recurso es el rodillo"

Alicia González, en su domicilio de Viella, sobre el rodillo.

Alicia González, en su domicilio de Viella, sobre el rodillo. A. G.

La ciclista profesional asturiana Alicia González pasa su obligado confinamiento en su domicilio de Asturias después de regresar de Sierra Nevada, en donde le sorprendieron, el pasado mes de marzo, los primeros días del estado de alerta decretado por el Gobierno. Alicia González (Viella, 27-05-1995) cumple su tercera temporada en el equipo profesional Movistar, al que llegó procedente del Lointek.

- ¿Cómo está llevando la situación de confinamiento?

-De la mejor manera posible. La verdad es que es una situación complicada y diferente a la que estábamos acostumbrados a vivir y más en nuestro caso. Lo normal era hacer entrenamientos diarios de unas cinco horas y ahora nuestro único recurso es el rodillo. Es la única manera para intentar no perder la forma física. Nos estamos adaptando, ya que los entrenamientos tienen que ser más cortos y por ello hacemos una hora por la mañana y otra por la tarde, complementándolas también con varias tablas de gimnasio. Lo que se trata es de no perder mucho la forma mientras dure esta situación.

- ¿Lo peor es no saber cuándo se recuperará la normalidad?

-Sí. La incertidumbre de no poder planificar nada. Cuando empezó todo era para dos semanas, ahora ya es más de un mes... No sabes cuándo podrás volver a entrenarte en la carretera, ni tampoco el tiempo que se tardará en volver a competir. Eso es lo peor, ya que no tienes un objetivo claro a corto plazo. Muchas carreras se han suspendido y recolocarlas en el calendario será muy difícil.

- En algunos países europeos los ciclistas profesionales pueden salir a entrenarse en las carreteras. Eso hace que cuando se vuelva a la normalidad las diferencias entre unos y otros pueden ser muy grandes

-Es algo que se va a notar mucho porque entrenarte solo en rodillo no es suficiente para adquirir un buen nivel de competición. Un mes en el rodillo es mucho tiempo y las diferencias serán grandes. No obstante, cada país adopta sus propias restricciones y es algo que debemos aceptar. Tenemos un problema de salud muy grave y todos debemos concienciarnos de ello porque la situación cada vez está peor. Los ciclistas profesionales no somos ajenos a ello y debemos adaptarnos a las normas. Seguimos entrenando con los medios que tenemos a nuestro alcance para cuando se vuelva a la normalidad poder hacerlo en la mejor forma posible.

- Se pierde mucha forma física solo entrenando con el rodillo

-En dos semanas no se pierde, pero más de un mes es mucho tiempo. No puedes hacer sesiones largas de entrenamiento porque sudas mucho y además es muy difícil mantener la motivación. Es muy diferente a salir con la bicicleta a la carretera.

- ¿Dónde le cogió el estado de alerta?

-Estábamos entrenando en el CAR de Sierra Nevada. En principio pensamos que el confinamiento era para dos semanas y me trasladé a un apartamento junto con mi novio, Jonathan Lastras (ciclista del Caja Rural), pero a los cuatro días anunciaron que se iba a prolongar otras dos semanas y decidimos regresar a Asturias para pasar en casa el tiempo que dure el confinamiento.

- Teniendo en cuenta que su calendario de competición estaba enfocado hacia las clásicas de marzo y abril, esta crisis le perjudica aún más.

-Tuve la suerte de empezar pronto la temporada, pero las grandes clásicas (Gante, Flandes, Lieja...) están suspendidas y ahora hay que ver dónde se pueden colocar en el calendario.

- ¿Espera que se pueda reanudar el calendario?

-Para todas las que se suspendieron no habrá hueco, solo se recolocarán las más importantes y creo que la temporada se va alargar hasta finales de año. De momento, el Tour ya tiene fechas y sabemos que los campeonatos nacionales serán los días 22 y 23 de agosto.

- Es su tercera temporada en el Movistar.

-Estoy muy a gusto. Seguimos cinco corredoras de las que empezamos el proyecto hace tres años, justo cuando acabé la carrera de Biotecnología. El nivel del equipo es muy alto, tienes un salario, algo para mí impensable hace unos años.

- ¿Echa de menos el ciclo-cross?

-Sí. De hecho, en la pequeña huerta que tenemos en casa hicimos un circuito de unos 400 metros y cuando estoy un poco agobiada ruedo por él.

- ¿Está preocupada por la situación?

-Sí. Como todo el mundo. Además, mi madre es enfermera y me toca un poco más de cerca. Además, sucedió todo de manera muy rápida. La crisis es más grave de lo que pensamos en un primer momento y todavía nos quedan semanas duras antes de volver a la normalidad.

- Este año las carreras no serán como antes de estas crisis.

-No. Estamos ya mentalizados de que hasta agosto, por lo menos, no volveremos a competir y además con unas regulaciones especiales para los aficionados, como sucedió en la pasada París-Niza que se corrió sin público.

Compartir el artículo

stats