El Caudal aprovechó la oportunidad que le ha dado el "play-off" express y se plantó en la final tras eliminar a un Lealtad que prologó su maldición: sus 66 partidos invicto en la temporada regular no le sirvieron de ayer en el Suárez Puerta y ahora tendrá que esperar a la disputa de la repesca frente a otros campeones de grupo para asaltar la Segunda B. Un golazo de Robert en la recta final resolvió un encuentro con alternativas y más ritmo del que se podía esperar tras cuatro meses de parón.

La primera parte arrancó con dos ocasiones para el Lealtad por medio de Juan López, con sendos tiros desde la frontal que salieron ligeramente desviados. Mientras, el Caudal apenas inquietó con un tiro de Cristian que salió fuera y un centro de Jandrín que no encontró rematador. Tras la pausa de hidratación, los de Villaviciosa dieron un paso al frente, pero les costó mucho finalizar las jugadas.

En el añadido se aceleró el pulso de la semifinal con dos jugadas que pudieron ser clave. Primero llegó una gran ocasión para el Lealtad, ya que a la salida de un córner el remate de cabeza de Maissa se estrelló en el larguero. A continuación se produjo una durísima entrada de Piniella sobre Jandrín, saldada por el árbitro con una amonestación mientras los caudalistas pedían la tarjeta roja.

En la segunda parte, el Caudal dio un paso al frente, pero la primera ocasión volvió a ser para el Lealtad, con un centro de Ekedi rematado por Maissa de espuela desviado. Replicó el Caudal con una acción muy parecida: falta botada por Yosu Camporro y remate de tacón de Omar, también desviado. El Caudal rozó el primer gol en una volea de Jandrín dentro del área que se estrelló en el palo. Chuchi Collado arriesgó con el cambio de Diego por Keko, que dejaba al Caudal con solo tres defensas. Le salió bien porque en el minuto 83 Robert, tras tirar una pared con Cristian en el área, picó el balón suavemente sobre Bussman.

En los últimos minutos, el Lealtad se lanzó a la desesperada en busca de un empate que le daba la clasificación por su mejor clasificación en la Liga. En el añadido, Santi no llegó a un centro de Semedo en boca de gol y el propio Semedo tuvo la última.