Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cova dispara más rápido

El equipo ovetense, dirigido por un excepcional Jaime, se mete en la final para subir a Segunda B, en la que se medirá al Caudal

En el centro, Font, de azul, y Jorge disputan un balón, con Pantiga a la izquierda y ante la mirada de varios jugadores del Cova y el Llanera.

En el centro, Font, de azul, y Jorge disputan un balón, con Pantiga a la izquierda y ante la mirada de varios jugadores del Cova y el Llanera. MARA VILLAMUZA

El Covadonga llegó antes al partido y esos minutos que desperdició el Llanera acabaron por ser definitivos. El conjunto ovetense jugará la final por el ascensoa Segunda B el sábado (19 horas) ante el Caudal después de una exhibición, otra más, de su gran timonel, Jaime, que supo encontrar

Un pase de 40 metros cuando no se había cumplido el minuto de juego, ganándole la espalda a los dos veteranos y experimentados centrales del Llanera, Jorge y Pantiga, bastó a Diego para inaugurar el marcador. En esos primeros instantes, el Llanera no había llegado al partido y lo pagó: una gran conexión entre Jaime y Font, con otro despiste defensivo incluido, acabó con el extremo solo delante del portero, al que batió con eficacia. No se había llegado al cuarto de hora y el partido ya estaba decantado del lado de los ovetenses.

Ya con dos goles en contra empezó a reaccionar el Llanera, generando ocasiones de gol, hasta que Abel acertó en una de ellas para recortar distancias. El partido había cambiado, las ocasiones eran del Llanera, que obligó al portero Aitor a erigirse en uno de los héroes de la tarde. La clave pudo estar en que el Llanera no acertó en ninguna de ellas y, en cambio, un nuevo zarpazo de la pareja Jaime-Font devolvió los dos goles de ventaja al Covadonga.

La segunda parte la dominó el Llanera, pero, aunque tenía el balón, le costaba mucho generar peligro. Los de José Luis Rodríguez se dedicaron a buscar a Keké arriba, pero, algo espesos, no encontraban la manera de marcar un gol que les metiera de lleno en la lucha, sobre todo porque el empate les favorecía. Fue ya en el minuto 90 después de que Matías marrara una ocasión clarísima, cuando un cabezazo de Dani González tras un córner que redujo las distancias y convirtió los siete minutos de añadido en una locura, con el Llanera lanzado a por el empate y el Covadonga al borde del ataque de nervios.

Algún rebote pudo acabar en drama para el conjunto carbayón. No fue así y el play-off de las mascarillas, ese en el que se echó en falta el calor del público y en el que la Federación Asturiana se volcó para que todo el mundo pudiera competir con seguridad, cayó del lado del que disparó primero.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats