El XXVII Descenso del Sella Adaptado, que tendrá lugar mañana, contará con la participación de un grupo reducido de deportistas con discapacidad para que la celebración de la prueba se ajuste a la normativa de prevención y actuación ante el covid19.

Las piraguas serán ocupadas por una persona con discapacidad y un acompañante sin afectación y bajo medidas de seguridad sanitarias.

La directora general de Deporte, Beatriz Álvarez Mesa, participó en el acto de presentación de la prueba, junto a Jesús Fernández, presidente de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias (Fedema); Beatriz Álvarez Valderrama, directora técnica de la Federación, y Juan Manuel Feliz, presidente del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella (CODIS).

La Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias, entidad organizadora del evento junto al Real Patronato sobre Discapacidad, nació en 1994 con el objetivo de promover la actividad deportiva entre el colectivo de personas con discapacidad física de Asturias, como medio de integración y normalización social, a la vez que supone un complemento eficaz al proceso rehabilitador de cada lesión.