Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tren pasa dos veces

El asturiano, por segunda vez en esta ronda, se enfrenta a Zverev, séptimo del mundo: "Es favorito" "Es el resultado al trabajo que he hecho durante la pandemia", dice Carreño, semifinalista del US Open

Carreño celebra su pase a las semifinales del US Open.

Carreño celebra su pase a las semifinales del US Open. EFE

El trabajo invisible, ese que se hace lejos de las pistas, se convirtió esta vez en asunto de urgencia. La labor de los deportistas en la etapa de encierro por la epidemia del covid fue un obstáculo difícil de salvar. Por eso, cuando a Pablo Carreño se le pregunta por

Carreño gozará de su segunda oportunidad en la penúltima ronda del grande americano, la anterior fue en 2017 y perdió ante Anderson, en la reedición de una oportunidad que a muchos no se les pasa nunca por delante. Lo hará tras un agónico triunfo en la madrugada del miércoles ante Shapovalov: 3-7, 7-6, 7-6, 0-6, 6-3. En un torneo al que no acudieron Federer ni Nadal y del que Djokovic fue expulsado, precisamente ante Carreño, las posibilidades de triunfar creen exponencialmente. Pero a Carreño aún le queda un duro desafío. "Zverev es un jugador top mundial, joven pero que lleva varios años jugando muy bien. Para él es también una oportunidad muy importante para hacerse con un Grand Slam. No va a ser la última oportunidad que tenga", señala el gijonés. "Él es favorito en este partido pero yo voy a seguir jugando al nivel que lo estoy haciendo que creo que está siendo muy bueno y si juego a ese nivel podré tener opciones", añade.

Porque Carreño se muestra orgulloso del nivel mostrado: "Estoy jugando muy bien, no sabría decir si a mi mejor nivel pero tanto el tenis como el físico y el nivel mental son óptimos, y con la experiencia de los últimos años seguramente este está siendo de los mejores torneos que estoy haciendo".

El buen momento del tenista contrasta con un ambiente descafeinado, el que surge del tenis sin público. Para Carreño, el tenis sin gente cambia "porque un partido como el que jugué ante Shapovalov, en el que jugamos los dos a un nivel altísimo y con más de cuatro horas en la pista, había momentos en los que uno hacía un punto increíble y solo aplaudían los tres o cuatro entrenadores que había en la grada. El partido con público hubiera sido mucho más emocionante y también más duro en el tema mental. Pero es lo que hay, es igual para todos", defiende el tenista asturiano.

Su rival contará con un espía de lujo. El extenista David Ferrer, amigo de Carreño, es el entrenador de Zverev y prepara con su pupilo el decisivo duelo de mañana. "Me alegro mucho de que Pablo esté en semifinales. Siempre es positivo que a las buenas personas les pasen cosas buenas. También es raro porque es mi primera experiencia como entrenador y porque hablo con Alexander para preparar el partido mientras que se enfrenta a un buen amigo", aseguró el de Jávea en Eurosport.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats