El Liberbank Oviedo ha tenido que esperar su momento en el mercado para encontrar una pieza que le puede dar un salto de calidad más que necesario para afrontar la temporada que está a punto de empezar en la LEB Oro. Esa pieza se llama Elijah Brown (California, Estados Unidos, 1995) y ya estuvo en España la pasada temporada, en las filas del Breogán de Lugo, donde solo pudo jugar dos partidos por el parón causado por la pandemia del covid-19. En esos dos encuentros promedio 10.5 puntos y 13 de valoración. Una gran carta de presentación para un jugador que debe ser uno de los que marque las diferencias en un OCB al que le ha costado un mundo formar la plantilla por el escaso presupuesto del que dispone esta temporada.

Brown es un escolta, de1.91 de estatura, con mucha capacidad para anotar, pero que también debe aportar en el rebote y en otras muchas facetas del juego. Las necesidades del equipo harán que en ocasiones tenga que jugar como un falso alero y a Natxo Lezkano le tocará dar equilibrio al equipo para que no sufra en defensa cuando esto suceda.

En su etapa universitaria, Brown jugó en tres equipos -Butler Bulldogs, New Mexico Lobos y Oregon Ducks-, siendo su carrera en la NCAA notable y formando parte de equipos punteros de una competición de mucho prestigió en EE UU. Después, ya como profesional, jugó en la G-League, la liga de desarrollo de la NBA, antes de probar en Europa en Lituania primero y en la segunda italiana después. La pasada temporada, el Breogán lo fichó para suplir a Ahonen, exjugador del OCB, tras su lesión.

La llegada de Brown da casi por cerrado el equipo que comenzará la liga el domingo 18 de octubre en Pumarín ante el Breogán. El OCB está compuesto ahora por once jugadores y solo faltaría como posible refuerzo un sub-22 para reforzar el juego interior. Lezkano cuenta con los pívots Oliver Arteaga (el único jugador que sigue de la pasada campaña) y Herve Kabasele; los ala-pívots Eddy Norelia y Marc Martí; como alero a Alexis Bartolomé, al que se sumaría ahora Elijah Brown, aunque sea más bien un escolta; en esa posición el equipo dispone de Saúl Blanco, que también podría actuar alguna vez de alero, y de Kendal Manuel; finalmente, de bases cuenta con Pablo Ferreiro, Harald Frey y Micah Speight.

Héctor Galán, director genral del club, reconocía que ya tienen "muchas ganas de ver al equipo funcionando" y adelantaba que, "a expensas de algún movimiento más con algún jugador joven", la plantilla del OCB "está cerrada". Sobre Brown asegura que "tiene un gran repertorio ofensivo y puede ayudar en labores defensivas".