El Liberbank Gijón vuelve a la competición esta tarde, 18.30 horas en la cancha del Córdoba, tras el parón por la actividad de las distintas selecciones nacionales. Las gijonesas acuden a un escenario en el que la victoria es obligatoria para cumplir con el primer objetivo que es acabar en una de las cuatro primeras posiciones del grupo. Sin embargo, no acuden en las mejores condiciones ya que tienen las bajas de las dos extremos titulares, Natalia Montilla y Laura Rivas, ambas con importantes lesiones en las rodillas que las tendrán fuera del equipo prácticamente toda la temporada.

A ellas se une que las dos internacionales junior, María González y María Palomo, volvieron tocadas de su entrenamiento con la selección. Unas bajas que obligan a Cristina Cabeza a hacer malabares para formar un equipo con garantías y a las jugadoras a hacer un esfuerzo extra para suplir a sus compañeras.

El recién ascendido Córdoba es, en teoría, un equipo que va a estar en el grupo de abajo, pero que en su casa será complicado de batir incluso con el equipo al completo. En sus filas militan nada menos que cuatro jugadoras con pasado en el conjunto gijonés: Fany Monros, Asun Batista, Camila Bonazzola y Agustina López.

En la División de Honor Plata, el Balonmano Gijón recibe el domingo (12 horas) al Lavadores de Vigo ante el que busca su primera victoria de la temporada con la baja de Rocío Fuente.