El domingo es día de derbi y en Asturias ya se respira el ambiente especial del duelo regional. La pandemia y la ausencia de público en los estadios ha llevado a convertir cada rincón de casa en una especie de grada para animar a su equipo a través de banderas y bufandas. Mientras, el Sporting ya ha iniciado la concentración para el duelo de esta noche ante el Oviedo en el Tartiere. El equipo estaba citado para reunirse en las instalaciones rojiblancas a partir de las 9 de la mañana.

La casa de Argelio Cernuda en La Mortera, en el concejo de Valdés, es el vivo ejemplo de cómo se vive el derbi en cada rincón de Asturias. Este sportinguista ya ha colocado bandera y bufanda a la entrada de su vivienda y tiene sitio reservado para ver el partido. Lo hará en el sofá de su vecino y una idea clara: "Vamos a ganar al Oviedo".