Volvió el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) a su mejor nivel para imponerse con autoridad en la octava etapa de la Vuelta a España disputada entre Logroño y la inédita cima de Moncalvillo, donde el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos), segundo clasificado ayer, retuvo el jersey rojo de líder por 13 segundos tras una batalla a pecho descubierto entre los favoritos. Asturias recogerá el testigo el fin de semana.

Regresó Roglic, aunque no se había ido a pesar del despiste de Formigal con su chubasquero. En una batalla entre los grandes, el esloveno, ganador de la Vuelta 2019, fue el mejor. Atacó al final para llegar en solitario a la cima riojana. Batió a Carapaz por 13 segundos, que es el tiempo que le separa ahora del ecuatoriano en la general.

Una batalla apasionante entre los dos patrones de la Vuelta que dejó secuelas importantes entre el resto de aspirantes de la general. El último zarpazo del esloveno, de 30 años, colocó 19 segundos a Dan Martin, 33 a Carthy, 54 a Enric Mas, quien no entró en la refriega de los grandes y 1.33 a Esteban Chaves.

La general se aprieta en la zona alta y se abre a partir del quinto puesto que ocupa Mas, ya a 1.54. Carapaz y Roglic en un choque de igualdad, Martin sigue a 28 y Carthy a 44. Las distancias ya son enormes para hombres como Chaves, a 3.28, Valverde, a 3.35 y Marc Soler a 3.40.

Con dos etapas llanas de inmediato, el fin de semana asturiana con La Farrapona, el sábado, y el Angliru. el domingo, prometen fuertes sensaciones. En la jornada de ayer se produjo, además, el abandono de Tom Dumoulin (Jumbo Visma). Hoy se disputa la novena etapa entre Castrillo del Val y Aguilar de Campoo.