Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al Cova le sale otra vez cruz

El equipo ovetense hace méritos para sumar ante el potente Burgos, pero le falta efectividad

El local Alfonso Artabe cabecea un balón ante Guillermo. | Irma Collín

El local Alfonso Artabe cabecea un balón ante Guillermo. | Irma Collín

Al Covadonga se le está resistiendo su primer punto en Segunda División B. El equipo ovetense está haciendo méritos para lograrlo, pero siempre acaba pagando la novatada y dejando escapar unos resultados que, por juego, debería haber conseguido. Es cierto que el equipo de Fermín Álvarez se medía ayer a

Al Covadonga se le está resistiendo su primer punto en Segunda División B. El equipo ovetense está haciendo méritos para lograrlo, pero siempre acaba pagando la novatada y dejando escapar unos resultados que, por juego, debería haber conseguido. Es cierto que el equipo de Fermín Álvarez se medía ayer a uno de los gallitos de la categoría, el Burgos. Un equipo confeccionado por el ovetense Michu, su director deportivo, y en el que una de las grandes referencias sobre el terreno de juego es otro ovetense, Saúl Berjón, exjugador del Oviedo que inició su carrera como futbolista precisamente en el Covadonga. Berjón estuvo ayer discreto, dejando unos cuantos detalles de su talento sobre el vacío terreno de juego del Rabanal, pero sin terminar de ser decisivo para la suerte del partido.

El Covadonga terminó perdiendo un partido que por momentos tuvo controlado ante un Burgos que sobre el papel era superior y al que en muchas fases del partido los locales trataron de tú. El partido comenzó con un Covadonga prudente, con un dibujo más bien defensivo y buscando en muchas ocasiones balones largos, para ver si sus delanteros sacaban algo de ellos, y dejando hacer en cuanto a la creación del juego al Burgos. Aún así, la sensación que dio el Covadonga en este inicio del duelo fue la de firmeza, sobre todo en la parte de atrás. Por eso, los castellanos no creaban ocasiones de gol. Sin embargo, ese inicio fue un espejismo porque en el minuto 10 los visitantes se adelantaron en el marcador tras una buena jugada por la derecha, con centro final de Raúl y remate de Juanma en el segundo palo in extremis.

Supo reaccionar el cuadro local y, a partir del gol, pareció despertar del letargo, perder algunos miedos y buscar las llegadas al área. En una de ellas, en el minuto 19, un disparo de Javi Martón fue rechazado con muchos apuros por Barovero con los pies. Tres minutos después respondió el Burgos con un disparo de Juanma que obligó a lucirse a Aitor, que envió a córner el disparo del atacante del Burgos. En el minuto 26 llegó una de las mejores acciones para haber marcado de las que dispuso el Covadonga en un centro-chut de Asier que se fue al poste, cuando el portero estaba ya batido. Y en el 44, al borde del descanso, llegaría la acción con la que el partido se igualaba: falta que saca Jaime hacia Asier, éste pelea con la defensa, el balón pasa cerca de ellos pero se queda sin dueño y al final le cae a Javi Martón, que tan solo tiene que empujar el balón para poner las tablas y dar esperanzas al Covadonga de sumar el primer punto de su historia en la categoría de bronce del fútbol español. Un gol merecido a razón del juego visto en la primera parte.

Pero le duró poco la alegría al equipo de Fermín Álvarez. Y es que en el segundo periodo el partido se le puso de cara al Burgos muy pronto. Una contra muy rápida de los visitantes acabó con un centro raso del extremo en busca del delantero, que estaba bien defendido por el Covadonga; pero, sin embargo, la zaga local no fue capaz de despejar y el balón le llegó de nuevo a un activo Juanma. El portero local Aitor, en su salida, arrolló a Juanma y cometió un claro penalti que transformó Guillermo adelantando por segunda vez al cuadro castellano.

Pero, como sucedió en el primer periodo, el Covadonga aumentó el ritmo y fue a por el empate, aunque a veces más con el corazón que con la cabeza. Aún así, los ovetenses lograron poner en más de un aprieto al Burgos. En el minuto 62, los jugadores del Covadonga pidieron un penalti sobre Martón que el colegiado no señaló y en el 83 un centro-chut de Pozo se paseó por el área sin encontrar un rematador. Y es que el Covadonga sigue sin tener suerte. El equipo de Fermín aún no le ha cogido el pulso a la categoría y tampoco está teniendo fortuna ni con las lesiones –ayer se tuvieron que retirar con problemas físicos en la primera mitad Artabe y Manu Blanco– ni con el arbitraje.

Los ovetenses, en definitiva, siguen sin sumar en los tres partidos que han jugado en Segunda B y son últimos en el grupo 1 B de la categoría. Lo intentarán la próxima jornada en el derbi ante el Langreo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats