El entrenador del Titánico, Adrián González, ya ha pasado página de la eliminación de la Copa del Rey y saborea la primera victoria en 14 años en Tercera División del equipo de Laviana. “Las sensaciones fueron muy buenas desde el pitido inicial”, señala González sobre el partido de Las Tolvas, que acabó 2-1 para su equipo frente al Tuilla. “Fue todo lo contrario que en la Copa, se notó que ellos llevan más tiempo parados que nosotros”.

Adrián González asegura que la inmediatez del partido de Liga le vino bien a él y a sus jugadores para olvidar la derrota frente al Anaitasuna. “Lo de la Copa fue una suma de muchas cosas. Por encima de todo, que eran mejor equipo que nosotros, eso hay que reconocerlo. Tienen una estructura superior a todos los niveles, como se pudo ver por los ayudantes del entrenador. Además, ellos llevaban cinco jornadas y nos queda la duda de cómo hubiésemos llegado al partido sin el parón”.

“Me marché muy orgulloso porque más no podíamos dar”, remata González, que apunta que cinco de sus jugadores habían trabajado por la mañana, mientras que los del Anaitasuna llegaron descansados. “De todas formas, los chavales reaccionaron muy bien, el jueves y el viernes fueron asimilando la eliminación. Y el sorteo, viendo que les tocó el Getafe en la próxima eliminatoria, ayudó a cerrar la herida”.

El 2-1 al Tuilla cambió el ánimo del Titánico, con el único pero de la falta de público en Las Tolvas para disfrutar del momento. Ahora, con cuatro puntos en dos partidos, Adrián González hace un primer balance: “Veo los dos grupos muy abiertos. Las diferencias que pueda haber las ha igualado la situación que estamos pasando. Además, las plantillas eran unas a principio de temporada y ahora son otras porque hay gente que no quiere jugar por motivos laborales”.

Así que tiene claro el objetivo del Titánico: “No quedar entre los cuatro últimos ya sería un éxito grandísimo”. Más pesimista es sobre el desarrollo de la competición por los positivos que obligan a aplazar partidos.