Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jóvenes y ganadoras

El Oviedo enlaza 24 victorias consecutivas con una plantilla de canteranas que no han notado el ascenso a Primera Nacional

Las jugadoras del Club Voleibol Oviedo, el sábado, tras su victoria frente al Fertiberia Los Campos. | C. V. O.

Las jugadoras del Club Voleibol Oviedo, el sábado, tras su victoria frente al Fertiberia Los Campos. | C. V. O.

El sábado, el Club Voleibol Oviedo enlazó su vigésimocuarta victoria consecutiva, las seis últimas en la Primera División femenina. Y lo ha conseguido con una plantilla muy joven y de la cantera, lo que enorgullece a su entrenadora, María Corral, acostumbrada a trabajar con la base. “Son unas chicas que

María Corral pidió prudencia a principio de temporada, cuando las dos primeras victorias podían confundir a sus jugadoras. “Ahora ya llevamos un tercio de liga y vamos mejor de lo esperado. No esperaba llegar invictas a la séptima jornada”, reconoce la entrenadora, que tenía dudas sobre la respuesta del equipo ante rivales con más experiencia: “Fue donde más subimos nuestro nivel de juego, con una concentración máxima”. Pero, advierte Corral, “todavía nos falta jugar contra el segundo, el tercero y el cuarto”.

Como resumen de su equipo, la entrenadora señala que “tenemos la desventaja de que son muy jóvenes y la suerte de que trabajan muchísimo. Son estudiantes y se organizan para que todos los días pueda entrenar con las 14 de la plantilla”. Y, por lo visto, responsables: “Todavía no tuvimos ningún positivo”. Pero eso no quiere decir que no les afecte la pandemia: “Además de las horas de autobús, a lo que no están acostumbradas, tenemos el problema de volver sin ducharnos y de que, con la hostelería cerrada, tenemos que llevar la comida”.

También echan de menos el público en los partidos de casa: “Estoy convencida de que el sábado, frente a Los Campos, se hubiese llenado el pabellón. No tener el apoyo de los aficionados les afecta, da un poco de tristeza”. Aún así, María Corral ha constatado que dirigido a un equipo “bastante duro de cabeza”, que todavía no ha cedido ni un set.

“A principios de temporada hablamos con ellas y las concienciamos de que tenían que ser más responsables que un año normal”, añade Corral. “Y no solo en lo deportivo. Ellas no pueden permitirse hacer cosas propias de su edad. Tengo un equipo que trabaja muy bien, escucha muy bien, corrige y aprende”. Tiene claro que “llegará un momento en que perdamos”, pero la entrenadora apunta al largo plazo: “Creo mucho en esta generación, por eso cogimos la plaza. El proyecto es subir a Superliga 2, pero está claro que no va a ser este año. Ellas están ilusionadas, pero yo les pongo los pies en el suelo”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats