El exjugador del Oviedo Nikola Jerkan rememora el único partido en el que Maradona jugó en el Carlos Tartiere, el 1 de noviembre de 1992. Esa temporada el argentino jugaba en el Sevilla y el encuentro ante el Real Oviedo acabó con empate a 1, con goles de Paco para los azules y el asturiano y exjugador del Oviedo Bango para el Sevilla.

"Aquel partido contra el Sevilla, Luis Manuel se dedicó a cubrirlo y el resto nos centramos en los desmarques de sus compañeros", dice el que fuera internacional croata. Ese Oviedo, entrenado por Irureta, formó con la siguiente alineación: Viti; Cristobal, Jerkan, Gorriarán, Luis Manuel, Rivas, Pirri, Paco, Gracan, Berto y Jamnkovic. También jugaron: Carlos y Armando.

De ese partido, Jerkan también rememora a un Maradona que, sin ser el de sus mejores años, aún tenía "magia": "El Maradona del Sevilla no era tan espectacular como en Napoles, pero aún dejaba detalles de magia".