Hubo un día en el que Maradona se rindió a un jugador asturiano. El Pelusa sufrió un marcaje perfecto en su visita al Tartiere con el Sevilla. Quedaron 1-1 y era el 2 de noviembre de 1992. Puedes leer aquí la crónica de ese encuentro. El propio Maradona puso por las nubes a Luis Manuel tras el partido. De hecho, le regaló la camiseta “por el magnífico y noble marcaje que me hizo durante todo el encuentro”, declaró tras el partido El Pelusa a los medios asturianos.

“Es lógico que me hiciera alguna falta cuando no hay más remedio. El espectáculo se engrandece con esta forma de jugar sin malas intenciones. Ese fue el motivo de que accediera a su petición de darle la prenda. Me gustó Luis Manuel y con mi regalo es una forma de hacerles amar este deporte jugando con limpieza”, concluyó el argentino.