El Balonmano Gijón dio al mediodía de ayer la de arena en la presente temporada. Las gijonesas cayeron de manera clara ante el filial del Porriño, que fue muy superior desde el inicio al conjunto local. El Balonmano Gijón no marcó su primer gol hasta el minuto seis, momento en el que ya había encajado cinco. Eso permitió a las gallegas jugar con comodidad y resolver el partido mucho antes de que finalizase el primer tiempo con un 4-14 en el minuto 20. Las ventajas visitantes fueron en aumento hasta los 14 del resultado final. La derrota impide a las gijonesas mejorar el número de puntos de toda la pasada temporada.