Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brote en el Sporting: Una investigación difícil y sin injerencias

La Policía no pudo tomar declaración a algunos de los implicados al encontrarse fuera del país

Local hostelero donde tuvieron lugar los hechos

Local hostelero donde tuvieron lugar los hechos Ángel González

La Delegación del Gobierno en Asturias, al tener conocimiento del caso, ordenó, como ya adelantó LA NUEVA ESPAÑA, una investigación policial para determinar el origen del brote de coronavirus que afectó a varios jugadores en dinámica del primer equipo del Sporting, así como a más de 150 personas en la región, entre infectados y aislados. Una investigación que se llevó a cabo por la Policía Nacional desde la Jefatura de Oviedo, y no desde Gijón como correspondía, para evitar así injerencias o presiones.

Desde el primer momento, los policías se encontraron con varias dificultades. La primera, la falta de colaboración de varios de los afectados, que ocultaban información a los rastreadores del servicio de salud del Principado. De hecho, los policías pudieron detectar que todas las versiones eran muy similares entre sí.

A ello se sumaron otras. La principal, que no podían tomar declaración a la mayoría de las personas implicadas en el caso, aquellas que aparecían en las grabaciones de las cámaras de seguridad y los vídeos subidos a redes sociales. En unos casos, como en lo referente a los jugadores del Sporting, al encontrarse en cuarentena por haber dado positivo por coronavirus. En otros casos, porque los investigados no se encontraban en la región. Algunos, incluso están en el extranjero cursando sus estudios. De hecho, varias de las personas propuestas para sanción ni siquiera han tenido la oportunidad de declarar ante la Policía por estos motivos.

Por ello, las principales pruebas con las que contó la Policía Nacional para elaborar el informe son aquellas que ellos mismos pudieron recabar: esencialmente las grabaciones y fotografías colgadas en redes sociales por los protagonistas –algunos de los cuales ya han cambiado el nombre de sus cuentas–. Además, hasta cinco agentes de la Policía Nacional se personaron en el local hostelero donde tuvieron lugar los hechos para hacerse con las grabaciones de las cámaras de seguridad. Con todo, la investigación no se da por cerrada, por lo que podría haber más implicados.

Compartir el artículo

stats