Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | Los equipos asturianos

Brote del Sporting: El club busca dejar atrás sus semanas más difíciles

Gallego recuperó ya a todos los jugadores infectados por el brote de coronavirus, cuya investigación está en manos de Sanidad

Los jugadores del Sporting, durante el entrenamiento de ayer, en Mareo.

Los jugadores del Sporting, durante el entrenamiento de ayer, en Mareo. Ángel González

El Sporting confía en dejar atrás, de forma definitiva, sus semanas más difíciles de la temporada. Tanto la institución como la plantilla quieren dar por zanjada la polémica creada por el brote de coronavirus que se desató en el vestuario rojiblanco, aunque aún quedan flecos, algunos de calado, por sellar. Por ejemplo, la cuantía económica de las sanciones a las que tendrán que enfrentarse dos jugadores de la primera plantilla por no haber cumplido, en un establecimiento hostelero, las medidas sanitarias impuestas para la lucha contra el coronavirus. Queda por ver también si esas sanciones tienen un reflejo en el régimen interno de la entidad. Los dirigentes tendrán que decidir si imponen algún castigo o no a los futbolistas implicados.

En lo deportivo, Gallego puede contar ya, por fin, con la totalidad de su plantilla, a disposición para el encuentro del domingo (18.15 horas) frente al Castellón, en Castalia. Los jugadores afectados por el brote de coronavirus, nueve en total en dinámica del primer equipo, han ido poco a poco incorporándose a los entrenamientos grupales. El primero de ellos fue Pablo Pérez, el día 9 de enero. Esto es, casi dos semanas después que el resto del primer equipo tras las vacaciones navideñas.

Tras él vinieron, por tandas, durante la semana siguiente, el resto de jugadores afectados: Manu García, Nacho Méndez, Gragera, Pedro, Pelayo Suárez, Guille Rosas y Gaspar Campos, el único que confirmó su positivo en un escrito que hizo público. El último en volver a ponerse a las órdenes de David Gallego fue Diego Mariño, el pasado martes.

Así, para evitar que los jugadores puedan acusar la inactividad –el equipo se quedó de vacaciones el pasado 21 de diciembre, con lo que Mariño estuvo prácticamente un mes en el dique seco–, el cuerpo técnico de Gallego ha venido programando sesiones especiales con estos jugadores, además de las grupales con el resto de sus compañeros. Todo para lograr que puedan estar a disposición del entrenador para el encuentro del fin de semana frente al Castellón, el primero de la segunda vuelta. De hecho, tres de ellos –Pablo Pérez, Manu García y Nacho Méndez– ya disputaron sus primeros minutos.

Eso en cuanto a lo meramente deportivo, pero en este periodo la faceta extradeportiva ha cobrado una importancia clave. Las infecciones supusieron un terremoto dentro y fuera del vestuario, que amenazó con derrumbar los pilares de un proyecto ilusionante en lo deportivo. Los jugadores no infectados se rebelaron contra esa circunstancia, e hicieron de tripas corazón para sacar adelante la situación, sin perder ninguno de los tres primeros encuentros del año –dos de Liga y uno de Copa– hasta la eliminación copera contra el Betis, la pasada semana.

“El vestuario ha salido reforzado y más unido de esta situación” es el mantra que se repite en Mareo. Así lo asegura Gallego y así lo repiten pesos pesados del vestuario, como Babin. Una máxima que se tendrá que confirmar en los encuentros venideros. Con una segunda vuelta entera por delante, parece fundamental que el equipo se mantenga unido, una de las claves para el éxito cosechado hasta el momento. Para ello son importantes las conversaciones que a buen seguro se han venido manteniendo en el vestuario, sobre todo por parte de los veteranos, llamando a la unidad y la responsabilidad.

Queda por ver la parte administrativa. Dos jugadores del primer equipo han sido propuestos para sanción junto con otras diez personas –una de ellas, un excanterano de Mareo– y el local hostelero donde tuvieron lugar los incumplimientos de la normativa sanitaria en un evento celebrado en la tarde Nochebuena donde, por momentos, no se guardaron las distancias de seguridad ni se utilizaron mascarillas. A esa sanción que determinará la consejería de Sanidad del Principado queda por ver si se sumará otra por parte del club, toda vez que los jugadores propuestos para ser multados parece evidente que incumplieron las recomendaciones realizadas por la entidad.

Compartir el artículo

stats