Una trágica noticia sacudió el mundo del fútbol regional. Un joven árbitro asistente de 19 años perdió la vida ayer por la mañana en el campo de fútbol municipal Sánchez Luengo, de San Javier, tras caer desplomado de manera repentina. El linier, natural de La Unión, se fue al suelo mientras calentaba sobre el césped, una hora antes de que diese comienzo el partido que debía haber enfrentado a las 16.45 horas al San Ginés contra el Montecasillas, del Grupo Único de Primera Autonómica.

Pese a recibir primeros auxilios sobre el propio césped, gracias a un desfibrilador con el que cuentan en el campo de fútbol de El Algar (Murcia), y las posteriores maniobras de reanimación del personal sanitario de dos ambulancias que acudieron a las llamadas telefónicas de los allí presentes, no se pudo hacer nada por salvarle la vida. Pasaron varias horas sobre el municipal Sánchez Luengo con el cuerpo sobre el césped hasta que llegó el juez y se llevó a cabo el levantamiento del cadáver.

El partido, como no podía ser de otra manera, se acabó suspendiendo al igual que el que se debía jugar a las 19.00 horas en el mismo campo, entre El Algar y el Alcantarilla.