Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los piragüistas, tajantes: el Sella se podía celebrar aplicando restricciones

Los palistas, contrariados por la cancelación del Descenso, creen que la prueba se podría disputar “como pasa como otros eventos”

Salida del Descenso del Sella.

Salida del Descenso del Sella. J. M. CARBAJAL

La mayoría de palistas en activo y ex piragüistas consultados por LA NUEVA ESPAÑA no están de acuerdo con la cancelación del Descenso del Sella. Tan solo Manuel Busto se mostró partidario de que el Descenso no se celebre por segundo año seguido.

Julio Martínez

Julio Martínez José PALACIO

El rey del Sella, el cántabro, Julio Martínez, que ha ganado la prueba en once ocasiones y se ha subido al podio 22 veces en 23 años, aseguró que “para los que nos dedicamos en exclusiva al Descenso del Sella es otro año perdido. Ya tengo mis años -precisamente ayer cumplió 51- y no me quedan muchos coletazos”. Julio Martínez tenía pensado participar en esta edición con su compañero Emilio Llamedo. “Llevo once meses dedicado a preparar la prueba y todo lo perdemos en un mes”.

En cuanto a si la prueba podría celebrarse con restricciones, Julio Martínez apunta que “un Sella a puerta cerrada y sin público es difícil de realizar. Creo que no se puede desligar el Descenso de la fiesta de las piraguas, aunque yo desearía que se pudiera celebrar la prueba deportiva. Para nosotros es un palo grande”. Con respecto a si estará presente en la próxima edición, dice que “si estoy bien de salud, allí estaré. En septiembre empezaré a prepararlo como siempre”.

Marta Santos

Si Julio Martínez es el dominador del Sella en categoría masculina, la palentina Mara Santos lo es la femenina, prueba en la que tiene 24 victorias, la mayoría de ellas en K-1. Su primera participación en el Descenso fue en 1983 y en 2018 fue la encargada de dar el pregón de la prueba. “La cancelación me produjo un gran disgusto. Entiendo las posturas de todo el mundo, pero estamos viendo que se están celebrando grandes eventos deportivos al aire libre. Yo pido mis vacaciones para ir al Sella, con eso ya lo digo todo. Todos los años vamos a pasar unos días allí y no solo a competir, y este año tenía pensado lo mismo y bajar en K-1. Tendré que plantearme otros planes. Con medidas restrictivas la competición deportiva se podría realizar, pero entiendo que el Descenso conlleva muchas aglomeraciones de personas y ese miedo es el que creo ha provocado la cancelación. Es una pena y solo queda pensar que en 2022 se pueda celebrar”.

Arantza Toledo

Arantza Toledo, piragüista de maratón, medalla de bronce en el Mundial de China de 2019, consiguió la victoria en el Sella en el año 2018 en la modalidad de K-1. La conquense tenía entre sus planes participar en la edición de este año. “Tenía mucha ilusión. Iba a bajar en K-2 con Irati Osa, y la cancelación de la prueba es un palo. Creo que se podría hacer celebrado la prueba con restricciones como sucede en otros deportes, pero son decisiones que trascienden del ámbito deportivo. El Descenso congrega a mucha gente alrededor y creo que el miedo a las aglomeraciones es lo que provoca su cancelación”.

Herminio Menéndez

Por su parte, Herminio Menéndez, el olímpico asturiano con más medallas y que participó cinco veces en el Descenso del Sella, con tres victorias, dos en K-2 y una en K-1, considera que “había otras opciones antes que cancelar la prueba. Hay que tener en cuenta que es una prueba que se celebra al aire libre y estamos viendo ahora competiciones con estadios llenos o medio llenos. Creo que el Descenso, con medidas restrictivas, se podría celebrar, incluso retrasarlo al último fin de semana de agosto para tener más gente vacunada, pero la cancelación no la entiendo”. Herminio Menéndez asegura que “existen alternativas para poder celebrarlo. Se podría limitar el número de piraguas, limitar la presencia del público. Si se quiere, soluciones existen, pero hay que buscarlas y creo que con un poco sentido común la prueba podría celebrarse”.

Walter Bouzán

El asturiano Walter Bouzán, diez veces vencedor del Descenso, asegura que la cancelación es una pena. “Creo que la parte deportiva se podría celebrar sin ningún problema, pero el miedo al efecto llamada ha podido más. Aunque no soy el más indicado para valorar la decisión, creo que con un buen plan de prevención elaborado por los Ayuntamientos y el Principado la prueba deportiva se podría haber salvado, limitando ciertas cosas, pero hay opiniones para todos los gustos y yo no manejo todos los datos necesarios para tomar esa decisión”. Bouzán reconoce que no está al cien por cien, pero tenía pensado participar en el Descenso en la categoría de K-1 “para matar el gusanillo, pero no podrá ser. Habrá que esperar otro año”. Lo que no es partidario el palista asturiano es de retrasar la prueba unos meses. “El Descenso siempre es primer sábado de agosto, en otras fechas no sería lo mismo”.

Manolo Busto

Manolo Busto, ocho veces vencedor del Sella, siete en K-1, señala que “el Sella es una competición peculiar. No se puede desligar el aspecto lúdico con la competición deportiva. No sería lo mismo. Por eso, creo que la cancelación es una decisión acertada. Lo único que no entiendo es que se espere a tomarla a poco más de un mes de la fecha prevista y se tenga a todos los palistas que tenían pensado participar en vilo. Son decisiones que se deberían de tomar con más antelación. Lo que está claro es que el Descenso sin la fiesta no es lo mismo y celebrarlo a puerta cerrada o con restricciones sería muy descafeinado”.

Compartir el artículo

stats