Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vidorreta, un medio defensivo pero con técnica, refuerza al Avilés

“Es un buen sitio para dar un paso adelante en mi carrera”, asegura el jugador soriano, ex del Tarazona

Ander Vidorreta, nuevo jugador del Avilés

Ander Vidorreta, nuevo jugador del Avilés SD Tarazona

El puzle que está armando el Avilés para competir en Segunda RFEF se va completando. El club blanquiazul confirmó ayer el fichaje del mediocentro defensivo Ander Vidorreta Larumbe (Soria, 1997), procedente del Tarazona. Se trata del sexto refuerzo del cuerpo técnico liderado por Chiqui de Paz, después de los fichajes de Hualde, extremo izquierdo del Osasuna Promesas; Javi Pérez, centrocampista del Cádiz B; Albert Estellés, defensa del Cornellá; Iago Díaz, extremo derecho del Rayo Majadahonda, y Nacho López, lateral derecho ovetense procedente del Salamanca UDS.

Formado en el Numancia de su Soria natal, donde pasó por todos sus equipos inferiores, Vidorreta llegó a debutar en el primer equipo en la temporada 2019-20, jugando seis partidos en Segunda División. La pasada temporada militó en la SD Tarazona de Segunda B, con la que disputó 23 encuentros. El lunes cumplirá 24 años.

Los técnicos del Avilés valoran las cualidades del futbolista para sacar el balón con criterio, con una técnica apreciable pese a tratarse de un hombre de casi 1,90 metros. También elogian su orden táctico y su juego aéreo, y confían en que pueda adaptarse al puesto de central en caso de necesidad.

“Los 23 años es una edad importante para dar un paso adelante en mi carrera, y Avilés es un buen sitio”, apuntó ayer Vidorreta mientras disfruta de los días que le quedan de vacaciones. Tiene previsto desplazarse a Asturias el 18, para pasar el 19 el reconocimiento médico y comenzar los entrenamientos el 20. El futbolista respira ilusión por la nueva etapa: “Ya desde la primera conversación con Astu (director deportivo del Avilés) me habló muy bien del proyecto”.

Vidorreta, que se considera “un futbolista al que le gusta jugar el balón, no soy un ‘stopper’”, tendrá caras conocidas en el vestuario del Suárez Puerta, ya que conoció a Cedric y a Natalio en el Numancia. Destaca de Chiqui de Paz, del que tiene referencias porque entrenó a un amigo suyo, que “es un entrenador cercano y que transmite tranquilidad” y opina que con el equipo que se está formando “se pueden hacer cosas bonitas”.

Para ello habrá que dar la talla en una categoría nueva como es la Segunda RFEF, que no se presenta nada fácil. “Va a ser complicada, como era la Segunda B del año pasado. Hay equipos muy fuertes que tienen que buscar estar arriba”.

El club sigue peinando el mercado en busca de las piezas que le faltan mientras avanza la campaña de renovación de abonos.

Compartir el artículo

stats