Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreño se queda solo

Eliminados Davidovich, Muguruza y Badosa, el asturiano es el único español con opción de luchar por las medallas

Arriba, Carreño intenta devolver una bola; junto a estas líneas celebra un punto. | Reuters / Efe

Arriba, Carreño intenta devolver una bola; junto a estas líneas celebra un punto. | Reuters / Efe

La Armada del tenis español se ha quedado reducida a su capitán en Tokio, Pablo Carreño, que haciendo honor a su condición de número uno del equipo se ha plantado en los cuartos de final, la frontera que marca la lucha por las medallas. El asturiano superó al alemán Dominik Koepfer y al agobio que provoca en la pista el calor y la humedad de la capital japonesa. Tanto que ayer fue otra jornada de quejas y sustos. Como el que dio la española Paula Badosa, que tuvo que retirarse tras sufrir un golpe de calor. Un abandono que afectó de rebote a Carreño, ya que era su compañera en el dobles mixto. El argentino Diego Schwartzman lo explicó muy gráficamente tras perder su partido con el ruso Karen Khachanov.

Carreño se queda solo

“Después de 10 o 15 pelotas estábamos los dos que parecía ‘The Walking Dead’”, ironizó Schwartzman, tan enfadado por la derrota como por las condiciones en que se celebra el torneo olímpico: “Estoy muy caliente. Es difícil, no sé cuantos grados hace. Que juguemos con 40 y pico grados todos los días es una locura. Al final era un partido para ver quién aguantaba más en el punto”.

Carreño también se quejó de las condiciones atmosféricas tras eliminar al alemán Koepfer por 7-6 (7) y 6-3, ya que el partido se jugó con 32 grados y una humedad del 65 por ciento. Poco después ya se centraba en su partido de cuartos de final, frente al ruso Daniil Medvedev, que se jugará a partir de las cuatro y media de la tarde (hora japonesa, 9.30 de la mñana en España), según informó la Federación Internacional (ITF): “Sé que él es el favorito, pero analizaré mis opciones con mi entrenador. Me siento bien y estoy satisfecho con mi trabajo aquí. Durante toda la semana he sabido aceptar las condiciones de juego aquí y aprovecharlas para hacer un buen tenis”.

Esas condiciones son, precisamente, las que le abren más opciones ante un Medvedev que sufrió mucho frente al italiano Fabio Fognini (6-2, 3-6 y 6-2), llegando a perder los estribos en algunos momentos con el juez de silla, Carlos Ramos, al que gritó: «Puedo terminar el partido, pero puedo morir. ¿Queréis que muera de calor? ¿Si muero, serás tú responsable?».

Medvedev, número 2 del ranking ATP y cabeza de serie número 2, tiene un balance favorable de tres victorias a uno frente a Carreño. El único triunfo del asturiano, no obstante, llegó en unas condiciones parecidas a las de Tokio: en la pista dura del Masters 1000 de Indian Wells, en 2018, también con mucho calor y humedad, con un marcador de 6-1 y 7-5. Medvedev ganó en Moscú en 2017 (pista rápida interior) por 6-3 y 6-3; en el Masters 1000 de París por 6-2 y 6-2 (pista dura interior); y recientemente, en el torneo de Mallorca, en pista de hierba, por 3-6, 6-3 y 6-2.

En cualquier caso, Carreño ha cumplido con las expectativas, asumiendo la responsabilidad de liderar el equipo tras las renuncias de Rafa Nadal y Roberto Bautista. Ayer el equipo español se quedó sin los otros tres supervivientes: Alejandro Davidovich no pudo con Novak Djokovic, número uno y gran favorito para el oro, que le derrotó por 6-3 y 6-1. Garbiñe Muguruza (cabeza de serie número 7) cedió ante la kazaja Elena Rybakina (7-5 y 6-1). Y Paula Badosa abandonó la pista en silla de ruedas tras perder el primer set ante la checa Marketa Vondrousova por 6-3. “Siento mucho haber tenido que terminar el torneo , afectada por un golpe de calor.

Compartir el artículo

stats