Sin una gran estrella que destaque sobre los demás, la selección masculina de balonmano sigue su camino presumiendo de la fuerza del grupo. Lo explica Raúl Entrerríos, quizá el hombre que mejor representa el trabajo de equipo, tras lograr la tercera victoria en el torneo olímpico, frente a Brasil: “El juego colectivo ha sido otra vez fundamental y creo que eso es muy importante para poder avanzar en lo que nos queda de torneo”.

El gijonés no solo se conformó con dirigir magistralmente el juego de Los “Hispanos”, sino que contribuyó con cuatro goles a la remontada. “No hemos empezado bien y nos ha costado recuperar la diferencia”, declaró Entrerríos a LA NUEVA ESPAÑA, que se mostró satisfecho “por haber cumplido el primer objetivo, que era entrar en los cuartos de final”. El siguiente será buscar el primer puesto del grupo, que España se jugará mañana frente a Francia.

“Es otro partido que podemos considerar una final para nosotros”, valora Entrerríos. “Francia es un equipo muy bueno, con una plantilla de grandes jugadores, uno de los favoritos indiscutibles a estar en la lucha por las medallas”.