El tenista español Pablo Carreño ganó este sábado la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokiola quinta presea para España, tras derrotar al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, por dos sets a uno, 6-4, 6-7(6) y 6-3.

El asturiano rompió el tercer servicio al de Belgrado, visiblemente descontento con su actuación, y a punto estuvo de rompérselo una segunda vez en su quinto saque, en el que Djokovic cometió dos dobles faltas y Carreño tuvo dos puntos de set, pero finalmente se lo llevó defendiendo su saque y tras remontar un 15-40 que remató con un "ace".

"Creo que es el mayor logro de mi vida. Después de la derrota de ayer he sentido todo el apoyo y todo el cariño de la gente. Tenía que darlo todo tora vez después de perder el segundo set. Creo que todo el mundo pensaba que esto ya estaba hecho, pero he conseguido rehacerme y creo que ha sido gracias a toda España. Me habéis animado, Me habéis apoyado. No he podido dar más, pero lo he dado todo y ojalá os haya servido para recompensar todo el cariño que sentido", ha declarado Carreño tras el encuentro.

Carreño defendió todos sus servicios para conservar la ventaja y desplegó su mejor tenis en el último juego en disputa, que ganó en el quinto punto de partido para llevarse la victoria y la medalla de bronce en dos horas y 47 minutos de encuentro. Ésta fue la quinta vez que Carreño y Djokovic se enfrentaban y la segunda que el asturiano lo derrotó, tras el Abierto de Estados Unidos de 2020.