Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Campeonato de Europa

Ian Tarrafeta, la perla del balonmano español

El jugador, de 23 años, se ha colado en la lista de principales promesas mundiales y en el Europeo de Hungría y Eslovaquia llega su gran oportunidad con la selección

Ian Tarrafeta, en un partido con la selección

Tiene 23 años recién cumplidos y se presenta ante su primer gran reto con la selección. Pero su nombre no es nuevo para el mundo del balonmano. Porque hace tiempo que Europa ha aprendido a pronunciar el apellido Tarrafeta. El actual central del PAUC francés, nacido en Sabadell, ha ido coleccionado elogios a la par que trofeos individuales durante toda su etapa formativa.

Sorprendió por primera vez en los Campeonatos Autonómicos escolares, donde año tras año cogía las riendas de su equipo y se coronaba como MVP indiscutible por su capacidad de liderazgo pero también por su eficacia de cara a puerta. De hecho, durante su paso por las selecciones inferiores, en más de una ocasión se ha llevado el premio al mejor central y al máximo goleador de Europa.

Su visión de juego no deja a nadie indiferente. Menos todavía la calidad que desprenden sus manos. Dirige desde el central con pausa y unas dotes de magia que le hacen imprevisible. Domina como nadie los tiempos del juego, sabe acelerar cuando toca y en juego asociativo llega su mejor versión. Con un estilo marca España, Ian Tarrafeta se ha colado en la lista de jóvenes promesas mundiales. Y en el Europeo de Hungría y Eslovaquia llega su gran oportunidad.

Aunque el reto es mayúsculo. Porque no solo tiene que hacer frente a las grandes expectativas generadas en su etapa formativa sino que además tiene que sustituir lo que hace poco parecía insustituible. El estreno del central catalán llega tras la retirada del capitán Raúl Entrerríos. Los expertos dicen que el puesto está en buenas manos, él cree estar viviendo un sueño del que no quiere despertarse. Su hora ha llegado. Con la selección absoluta Ian Tarrafeta quiere dejar las promesas para convertirse en una realidad.

Compartir el artículo

stats