Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En racha

El bisturí del Sporting: Villalba le dedica el gol a su prima Daniela, enferma de covid

El jugador valenciano está muy unido a la pequeña, de tan solo diez años

El Molinón. Sporting-Amorebieta. DESTAKA MARCOS LEON

Fin al gafe de El Molinón: victoria del Sporting en su feudo después de tres meses

Los pitos se convirtieron en una sonora ovación en un abrir y cerrar de ojos. Y terminó el Sporting desmelenado: ganando en su casa tres meses después. El último triunfo en Liga quedaba tan lejos como que fue el 16 de octubre ante el farolillo rojo, el Alcorcón. Eran tiempos dorados. Los de hoy son más complicados. Y bien lo sabía la afición, muy enfadada con los suyos por esos atroces cuarenta y cinco primeros minutos. Le molestó a la gente rojiblanca que el equipo abusara de manosear el balón para atrás y no avanzara. Le molestó a la gente que el primer tiempo se completara con un tiro a puerta con aquel golpeo lejano de Pedro. Incluso Gallego pidió paciencia a la grada. Tanto, que al descanso la cosa tenía muy mala pinta. Malísima, de hecho. Hasta que el VAR le dio al Sporting una segunda oportunidad.

El debate está ahora en si los rojiblancos están en buena o baja forma, según como se mire. Para Gallego, están en plenitud, al alza. Los números le dan más o menos la razón. El Sporting no pierde desde que se la pegó en Las Palmas: no ha vuelto a caer en los últimos ocho partidos. Pero lo que sería un dato buenísimo, necesita de más puntos para ser un impulso, porque en esta racha reciente mucho ha tenido que ver la Copa del Rey (2 victorias y un empate). Y ahora lo importante es volver a ganar en Liga. El play-off está a seis puntos. No es un imposible.

El VAR, un amigo: acierto al anular el 0-2 del Amorebieta

La ciencia tiene esas cosas. Hace unos años seguramente la SD Amorebieta habría dejado muy tocado a Gallego y habría ganado en El Molinón. Pero la irrupción del VAR en el fútbol está para esto: para remediar errores ajenos, como el que cometió el murciano Sánchez Gómez, quien primero dio por bueno el 0-2 de Peña. Pero Prieto Iglesias desde Las Rozas le chivó a los presentes en El Molinón que Unzueta estaba en fuera de juego. No por ser el más adelantado, que no lo era, sino porque lo que dicen las reglas es que por detrás del portero, es decir por detrás de Mariño, tiene que haber siempre dos defensas para que un rival esté en posición correcta. Y Guruzeta solo tenía a Babin por delante cuando recibió el balón de Guruzeta. El VAR animó a un Sporting que estaba en la UCI.

Villalba, gol para su ángel de la guarda: le dedica su tanto a su prima Daniela, enferma por covid

Fran Villalba marcó un gol muy valioso y se fue directo a las cámaras para hacer una “D” con los dedos de la mano, gesto que no pasó desapercibido. El tanto es para Daniela, su prima, de diez años, que pasa estos días confinada en su piso en Valencia tras dar positivo por coronavirus. Daniela es la fan número 1 de Villalba. No se pierde nunca los partidos de su primo.

Y ayer siguió el encuentro desde el televisor, pero en otras ocasiones viaja junto a su tío, José Carlos, padre de Fran. Por eso, el mediapunta del Sporting se acordó al momento de la pequeña Daniela. Porque los dos están muy unidos. El gestó tuvo al instante repercusión entre la familia del jugador, emocionados todos por el gol de la victoria y también porque ese tanto supone un chute para la joven valenciana, que espera volver a ver pronto a su primo.

Rivera, Pedro y Villalba: triunvirato para gobernar

Christian Rivera, que sabe un rato de esto, ya ha comenzado a dar clases magistrales. “Es diésel”, aseguraban sus “repres” en los inicios del retornado. Hoy, el gijonés, fichado por Rico (también es justo decirlo), abandera el estilo del míster, que, por cierto, solventó lo que apuntaba ser un buen lío. Con Gragera en la recámara, Rivera, Pedro y Villalba, el crack que fichará cuanto antes el Sporting, y con el que comenzó a negociar en diciembre, hay un centro del campo ilusionante. Y joven: Gragera (21 años), Pedro (23), Rivera (24) y Villalba (23).

Aitor García recupera su olfato: suma tres goles en los últimos cuatro partidos

Aitor García ha recuperado el olfato de antaño. Ante el/la Amorebieta volvió a hacer gol, y la lleva cinco este curso, segundo máximo artillero tras Djuka. El de Gibraleón lleva tres en los últimos cuatro partidos. Está en racha. Y con prácticamente toda la segunda vuelta por delante, está a solo un gol de igualar sus mejores números desde que aterrizó en Gijón: los 6 goles que marcó en la temporada 2019-2020. Lo más positivo es que lo del extremo ya no son solo los goles que marca. También está mejorando en todo lo demás. Corre lo mismo que siempre –con un poco más de sentido– y además ha asumido protagonismo y se siente uno de los grandes líderes del ataque. Un alivio para el bueno de Gallego, que se ha pedido para enero a un delantero, y, si sobra pasta, a otro extremo para aspirar a remontar. En esas está el DD.

Compartir el artículo

stats