La gijonesa Miriam Vega se alzó ayer con el bronce en bronce en la prueba de K-1 5000 de la Copa del Mundo de piragüismo que se disputó en la localidad checa de Racice. Vega realizó un gran recorrido. La palista del Grupo Covadonga concluyó a trece segundos de Begoña Lazkano. La vasca venció con un tiempo de 23.05.16 minutos. Susana Cicali terminó a 90 centésimas de Lazkano.

Vega, una de las palistas más en forma del continente, tiene ahora retos muy importantes. La grupista prepara el selectivo de cara al Campeonato del Mundo y el Europeo.