Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El terrible mercado de fichajes del Barça 22-23

El exceso de jugadores en nómina y las desorbitadas fichas que cobran se unen a un límite salarial que no ha bajado y la ausencia de ingresos de la directiva para afrontar fichajes

Joan Laporta y Xavi Hernández. Valentí Enrich

Cinco jugadores, como mínimo, acabaron la Liga sabiendo que Xavi Hernández no cuenta con ellos. El Barça les emplazó a buscarse un equipo para la temporada que viene. Otros jugadores se marcharon de vacaciones sabiendo que no tienen un sitio garantizado en la plantilla, que su continuidad dependerá de las ofertas que se reciban y de la configuración final del grupo. Pocos muy pocos futbolistas, cuentan con el respaldo incondicional del entrenador.

Antes de despedirles a todos, Xavi comunicó a los involucrados si pertenecían a las distintas categorías que el técnico verbalizó en una de las últimas ruedas de prensa. “Hay jugadores intocables, transferibles e intransferibles", describió el técnico. Sin dar nombres, consciente de que más de uno de sus pupilos puede cambiar de columna.

La situación deportiva y, sobre todo la económica, diseñan un mercado espeluznante para el Barça. En particular, para Mateu Alemany, el director de fútbol encargado de realizar las gestiones de fichajes y de traspasos por delegación de Xavi y de Joan Laporta, el presidente. Cerca de 40 futbolistas están más o menos involucrados en las gestiones que se hagan en las oficinas azulgranas.

Alemany, el principal ejecutivo de la entidad, en ausencia de un director general, tiene cerrados seis fichajes que no se pueden ejecutar. Ni siquiera los dos que llegarán con la carta de libertad: Andreas Christensen, del Chelsea, y Franck Kessié, del Milan. El Barça no puede inscribirlos. La Liga no se lo permite porque, sostiene, ha traspasado el límite salarial, cifrado en un gasto del 70% del presupuesto.

La masa salarial del Barça es de 560 millones”, concretó el viernes Eduard Romeu, vicepresidente económico del Barça. El presupuesto de esta campaña es de 765 millones y, de momento, no se cumplirá. Es el 73% del dispendio. La Liga informó que el exceso azulgrana era de 144 millones, siendo el único club de Primera con números negativos. Según las normas de la patronal, por cada tres euros que reste el Barça de gasto, puede gastar uno.

Restar de verdad, ha restado la venta de Philippe Coutinho al Aston Villa (los 20 millones del traspaso y la ficha del futbolista) y restará la ficha de Ousmane Dembélé, que ha acabado contrato y que Xavi ha insistido en renovar. No solo porque crea en el potencial del delantero, sino porque su sustituto será más caro, ya que implicará un gasto de fichaje. También dejan el Barça Ferran Jutglà, cuyo traspaso al Brujas reporta 4,5 millones, y Luuk de Jong y Adama Traoré, que estaban cedidos.

Hay un plan A, un plan B, un plan C…” reconoció Jordi Cruyff, que en breve será nombrado oficialmente secretario técnico, aludiendo a las dificultades operativas del Barça. Al desfase económico de una de las tres plantillas más caras del planeta y que no es, ni mucho menos, de las más competitivas de Europa se une la oposición de los futbolistas a renegociar sus contratos, cuando no la negativa a irse, aun sabiendo que no cuentan para el entrenador.

Xavi adelantó a Neto Murara, Óscar Mingueza, Samuel Umtiti, Riqui Puig y Martin Braithwaite que no tienen ningún futuro en el Camp Nou. Pero todos tienen contrato en vigor (Neto, Mingueza y Puig hasta 2023, Braithwaite hasta 2024 y Umtiti hasta 2026) y no renuncian a él. “Me lo estoy pasando muy bien en el Barcelona”, dijo Braithwaite a un diario danés. El delantero apenas ha jugado 5 partidos de 53 posibles.

Ellos, al menos, tienen claro que han de buscarse la vida. A otros solo se les ha insinuado. Como a Clément Lenglet, que anda en tratos con el Tottenham. O a Sergiño Dest. Frenkie de Jong pueden formar parte del plan A, el B o el C. Una buena oferta induciría al Barça a traspasarle pese a que Xavi cuenta con Frenkie. Su marcha exigiría el fichaje de un centrocampista semejante en la pretensión del técnico de contar con dos futbolistas por posición. Lo mismo vale para Memphis Depay.

Cuatro capitanes, cuatro casos

Los capitanes configuran un capítulo muy delicado en su globalidad, aunque cada uno de ellos encierra una situación muy particular. Sergio Busquets es indiscutible para Xavi. Jordi Alba lo es por ser el único lateral izquierdo y se le busca alguien que le haga competencia: no hay medios para sustituirle con un fichaje a su altura.

Gerard Piqué genera tanta solvencia en el césped como inquietud fuera de él por su intensa vida privada. Además, será la ficha más cara de las dos próximas temporadas con mucha diferencia respecto a sus compañeros. Le convertirá en el defensa central mejor pagado del mundo. A Sergi Roberto le avala la polivalencia y la reducción de sueldo que ha asumido. El bajo coste de Dani Alves y la actitud que desprende el brasileño sugieren la renovación.

La incertidumbre rodea a dos de las apariciones más estimadas de la temporada. Mientras que Gavi todavía no ha renovado, Nico González ha dejado de tener presencia e influencia en el equipo. La que tienen Pedri y Ansu Fati, pilares de futuro como Ronald Araujo, Eric Garcia y Ferran Torres.

Entre la treintena larga de futbolistas en nómina, están los cedidos que vuelven. El único que se queda donde está es Antoine Griezmann. Pero Miralem Pjanic regresa desde el Besiktas, que no ejecuta la opción de compra de 40 millones y Rei Manaj acaba su cesión del Spezia, que deberá pagar 2,7 millones para quedárselo. El club italiano negocia un trasvase gratuito. Vuelven Alex Collado del Granada y Francisco Trincao del Wolverhampton.

Fijos, transferibles y descartados

La larga lista de jugadores que maneja el Barça se puede distribuir en varias columnas. Hay jugadores que son fijos (Araujo, Pedri, Ansu Fati...), otros que son transferibles, ya sea porque el club no cuenta con ellos (Neto, Riqui Puig, Umtiti, Mingueza, Braithwaite), o porque son susceptibles de ser traspasados (Frenkie de Jong)), habida cuenta de la necesidad de dinero.

Se han traspasado dos jugadores (Coutinho y Jutglà), han acabado su contrato tres (Dembélé, Luuk de Jong y Adama), pero hay cinco cedidos de los que vuelven cuatro, de momento (Rey Manaj, Pjanic, Collado y Trincao), y Griezmann seguirá en el Atlético. Hay dos jóvenes ya fichados para el Barça Atlètic (Emre y Torre) y dos para el primer equipo: Christensen (Chelsea) y Kessié (Milan).

Fichajes cerrados

Además de los fichajes de Christensen y Kessié, aún no oficializados, se han cerrado y anunciado los de los jóvenes Emre Demir (Kaseyrispor de Turquía) y Pablo Torre (Racing Santander) que tendrán ficha con el Barcelona Atlètic.

“Las circunstancias del club son las que mandan, dependemos de la situación económica”, explicó Xavi hace casi un mes. La preocupación del entrenador se ha disparado. No ha llegado ninguno de los seis futbolistas que están apalabrados y que no pueden ser inscritos. Los seis son el mínimo que espera el técnico para aspirar a algún título. Desea más.

La directiva de Laporta todavía no abierto la vía de los ingresos para que fluyan los refuerzos, y crece la intranquilidad por que alguno de ellos se canse de esperar al Barça.

Compartir el artículo

stats