Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los preparativos del Eurobasket

De Clfford Luyk a Lorenzo Brown, once refuerzos de lujo

Ante las dificultades para cubrir la posición de base por las lesiones, la Federación se volcó en lograr la nacionalización del base estadounidense | Ibaka y Mirotic son los dos precedentes más inmediatos y exitosos de jugadores que entraron en el equipo tras lograr el pasaporte

La selección española de la renovación inicia su camino al Eurobasket

La selección española de la renovación inicia su camino al Eurobasket. Agencia ATLAS | EFE

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La selección española de la renovación inicia su camino al Eurobasket. Luis Mendiola

La llegada de Lorenzo Brown a la selección, después de su nacionalización exprés hace apenas un mes, ha generado mucha controversia, pese a que la figura del nacionalizado no es nueva ni en el baloncesto ni el deporte español (Laporte en el caso del fútbol, Dujshebaev en el balonmano por citar algunos precedentes), hasta el punto de que Jorge Garbajosa, actual presidente de la federación, ha tenido que salir públicamente a defender la decisión.

“Me molesta la crítica fácil y populista de gente que no sabe el trabajo que hay detrás y que se diga que por nacionalizar a un jugador, cortamos la ilusión de los chavales. No es verdad, eso es una mentira como un piano de gorda”, asegura Garbajosa. ”Él viene a cubrir un hueco importante, es uno de los mejores pasadores de Europa. Que pierda su nacionalidad estadounidense es un símbolo de enorme compromiso. Admira mucho a la selección y coincide el adiós de Sergio Rodríguez y las lesiones de Ricky Rubio y Alocén. Renunciar a él me parecería una irresponsabilidad”, asegura.

Antes de Lorenzo Brown (Roswell, Georgia, 26 de agosto de 1990), una decena de jugadores llegaron a la selección también como nacionalizados. La diferencia es que para la mayoría, existía una fuerte relación con el país, con la competición española e incluso echaron raíces en el país a través de lazos familiares. En el caso de Brown, no existe nada de eso. Nunca ha jugado en la ACB España ni tiene más relación que la profesional de haber jugado algunos partidos en España.

 El pionero

Clifford Luyk, un pívot de 2,03, nacido en Siracusa (Nueva York), una leyenda del Real Madrid y aún hoy en día, el jugador más laureado de la historia del club blanco con seis Copas de Europa, fue el pionero y acabó asentándose en España y casándose con Paquita Torres, una miss España y luego Miss Europa. Obtuvo su pasaporte 1965 y no se estrenó hasta noviembre de 1966, en el preEuropeo de Finlandia. Jugó en cuatro Europeos, en dos Juegos Olímpicos y en dos Mundiales y sumó 150 internacionalidades, para llevarse una plata: la del Europeo de Barcelona 73.

Tras Clifford Luyk, fue Wayne Brabender quien hizo historia en la selección, en la que llegó a disputar 190 partidos, tan solo uno menos que Marc Gasol. Llegó en 1967, procedente de Minnesota, para ocupar plaza de extranjero en el Real Madrid de inicio. Se nacionalizó en 1968 y también participó de la plata del Europeo de 1973 junto a Luyk (la FIBA no restringía el número de nacionalizados y llegaron a coincidir hasta tres), así como dos Mundiales y dos Juegos. También se casó con una española.

El Barça aportó dos jugadores que marcaron época en los 80: el malogrado Chicho Sibilio y Juan de la Cruz, que compartieron época y mantuvieron una relación casi de hermanos. El pívot argentino, que jugó 12 temporadas en el Palau, y formó parte del equipo que logró una plata europea en 1983 en Nantes y la plata olímpica de Los Angeles-84, era hijo y nieto de españoles. Nacido en la República Dominicana, Sibilio jugó 87 partidos con la selección, estuvo también en Nantes y fue olímpico en Moscú, pero renunció a participar en Los Angeles.

Chechu Biriukov llegó más tarde a la selección. Su madre, Clara Aguirregaviria, natural de Ortuella (Vizcaya) emigró a Rusia durante la guerra civil. El jugó en el Dinamo Moscú y algún partido con la URSS en categorías inferiores, antes de recalar en Madrid con 20 años y reclamar el pasaporte. En 1988 debutó con España en el Preuropeo y jugó los Juegos de Barcelona 92.

Apariciones puntuales

Mucha menos incidencia tuvieron las apariciones puntuales de los tres siguientes. Mike Smith, caso con una española, que participó en dos Europeos (95 y 97) después de una larga trayectoria de nueve temporadas en la ACB. Llegó a Málaga (1986) para ayudar a Mayoral Maristas de Málaga, pero también jugó en el Joventut, Madrid, Caja San Fernando y Lucentum Alicante. 

También Johnny Rogers, que construyó buena parte de su carrera en España (Madrid, Valencia...), accedió a la nacionalidad española por el matrimonio y su llegada a la selección se produjo en la parte final de su carrera, con 36 años, cuando Lolo Sainz lo incluyó en el equipo que compitió en los Juegos de Sydney, en detrimento de un jovencísimo Pau Gasol.

Un año después, Chuck Kornegay compartió debut con Pau en el Europeo del 2001, después de contraer matrimonio en Sevilla, donde jugaba para el Caja San Fernando.

Los dos últimos precedentes de Lorenzo Brown son los de Serge Ibaka y Nikola Mirotic. Ibaka logró el pasaporte 2011, por carta de naturaleza, después de tres años entre l'Hospitalet y Manresa, antes de saltar a la NBA. Jugó el Europeo del 2011 que ganó España, fue plata olímpica en Londres-2012 y disputó el Mundial del 2014. El azulgrana Nikola Mirotic se integró en la selección absoluta después de jugar en las categorías inferiores del Madrid y haber logrado dos medallas de oro en la sub20. Con la absoluta participó del oro en el Europeo del 2015 y también del bronce olímpico en Río 2016.

Compartir el artículo

stats