Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva temporada en Francia

El PSG de los galácticos busca su reválida

Tras el fracaso europeo de la temporada pasada, el nuevo proyecto de Christophe Galtier arranca con fuerza las competiciones oficiales | Messi, Neymar y Sergio Ramos brillan en los primeros partidos

Neymar celebra un gol en el último partido del PSG. AFP

Dos resultados abultados para empezar el nuevo curso. El París Saint-Germain de Messi, Neymar y Mbappé ha arrancado la temporada en modo arrollador. Después del fracaso europeo con la eliminación en octavos de final ante el Real Madrid, el club propiedad de Catar ha vuelto a ilusionar a sus hinchas, venciendo 4-0 al Nantes en la Supercopa de Francia y 0-5 al Clermont Ferrand en la primera jornada de la Ligue 1. 

Pese a tratarse de dos rivales modestos —el 9º y el 17ºclasificados en la anterior edición del torneo liguero—, ambas goleadas han revitalizado la expectativa en torno al conjunto parisino. Sus aficionados confían en que este año deje de ser un plantel plagado de estrellas, pero con un fútbol muy irregular. Y se convierta, finalmente, en un excelente equipo, un serio aspirante a la Liga de Campeones (tan ansiada por los franceses). Todo ello gracias a la principal novedad de esta temporada: la mano del nuevo entrenador Christope Galtier, 55 años.

Un mercado veraniego más terrenal

El PSG no ha agitado, de momento, el mercato, a diferencia de otros veranos. Sus principales incorporaciones tuvieron lugar en el banquillo (Galtier) y en los despachos, con el prestigioso secretario técnico portugués Luis Campos. Ex del Mónaco y del Lille, además de asesor externo del Celta, Campos ha impulsado una política de fichajes a las antípodas de la que caracterizó en el pasado al equipo capitalino. En lugar de cracks contrastados, ha apostado por jóvenes promesas, como los portugueses Vitinha (22 años) o Renato Sanches (24 años), además de los franceses Mukiele (24 años) o Ekitike (20 años).

Sin embargo, el conjunto financiado con los petrodólares cataríes no ha dicho su última palabra. Según el diario L’Équipe, espera cerrar en los próximos días los fichajes del centrocampista español Fabián Ruiz y de su gran objetivo en este mercado: el defensa eslovaco Skriniar, por el que el Inter de Milán pide 70 millones de euros. También se especuló con un interés del PSG por Bernardo Silva, pero, según la prensa gala, el portugués prefiere fichar por el Barça.

Revolución táctica de Galtier

Más que los fichajes, la ilusión ha vuelto a París gracias al buen juego de los primeros partidos. Galtier quizás no es un entrenador con tanto renombre en Europa como Thomas Tuchel o Mauricio Pochettino, pero cuenta con un gran reconocimiento en Francia, tras haber ganado la Ligue 1 en 2021 con el Lille y su exitoso paso por el Niza la temporada pasada. Además de las típicas promesas de una mayor disciplina física y alimentaria, su llegada al Parque de los Príncipes se ha caracterizado por una pequeña revolución táctica: el equipo ha abandonado el 4-3-3 y ahora juega con un 3-4-1-2, con dos carrileros.

Con este sistema, menos habitual, se ha visto a un PSG más equilibrado, sólido en defensa y que presiona en bloque. Sus estrellas ofensivas ya no se quedan descolgadas. “El equipo marca goles, no encaja y concede pocas ocasiones”, presumió en declaraciones a Le Parisien Jimmy Algerino, exjugador del PSG a finales de los noventa. De hecho, uno de los principales beneficiados por esta táctica ha sido el mismo Messi, que juega como “electrón libre” por detrás de los dos delanteros. Un nuevo rol que entusiasma al astro argentino, según explicó su entorno a la emisora RMC Sport. Con uno de sus demoledores eslálones en la Supercopa y una chilena en el debut liguero, se ha vuelto a ver el mejor Messi.

El protagonismo de Ramos

También han brillado aquellos dos jugadores que más indignaron el año pasado a los aficionados parisinos: Sergio Ramos y Neymar. El defensa español recuperó protagonismo en una defensa de tres, con Marquinhos y Kimpembe, mientras que el brasileño demostró un nivel superlativo, quizás picado por los múltiples rumores de su traspaso y consciente de que el Mundial de Catar está a la vuelta de la esquina. 

Messi, Neymar y Ramos acapararon los focos en un debut liguero en que estuvo ausente Mbappé, lesionado en los abductores. Tras su renovación astronómica, que dejó al Real Madrid con la miel en los labios, el goleador de Bondy se convirtió en el jugador franquicia de un PSG megafavorito en Francia. Su verdadero objetivo es romper el gafe en la Champions.

Compartir el artículo

stats