Jorge Vilda, técnico español de la selección absoluta femenina, ha hecho pública la lista de convocadas para los partidos ante Suecia, en El Arcángel de Córdoba el viernes 7 de octubre, y Estados Unidos, en El Sadar de Pamplona el martes 11. En la misma no aparece ninguna de las 16 jugadoras que solicitaron no ser convocadas por el seleccionador. El madrileño ha convocado a nueve jugadoras del Real Madrid, que se mantuvieron al margen de la rebelión, y ha tirado de futbolistas que han sido internacionales con anterioridad o de jugadoras que han vestido la camiseta de la selección en categorías inferiores. Entre ellas se encuentra la asturiana María Méndez, actual jugadora del Levante y con pasado en el Real Oviedo.

Punto de inflexión, Eurocopa

Todo arrancó con una concentración muy controvertida a principios de septiembre, al regreso de la Eurocopa, en la que las capitanas se reunieron con Vilda para mostrarle su malestar por sus formas de gestionar el grupo y sus métodos de trabajo. Las futbolistas presionaban pidiendo cambios y esos pasaban por sustituir al seleccionador, que ha sido ratificado por la Federación y él mismo ha confirmado su intención de seguir al mando.

Posteriormente 15 futbolistas seleccionables, 13 de ellas presentes en la última convocatoria, enviaron un email a la RFEF para solicitar que no fuesen citadas para esta de octubre hasta que no se revirtiesen “situaciones que afectan” a su “estado emocional y personal y rendimiento”. Las 15 jugadoras eran Ainhoa Vicente Moraza, Patri Guijarro, Leila Ouahabi, Lucía García, Mapi León, Ona Batlle, Laia Aleixandri, Claudia Pina, Aitana Bonmatí, Andrea Pereira, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Lola Gallardo, Nerea Eizaguirre y Amaiur Sarriegi. Y posteriormente se sumó Alexia Putellas, actualmente lesionada de gravedad y por ello no convocable. La capitana Irene Paredes, dolida al ser señalada como cabecilla del motín en septiembre, se mantenía al margen, pero tampoco está en la lista. Ni Jenni Hermoso, que en un comunicado posterior advertía que “no compartía las formas, pero sí el mensaje”.