Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA SITUACIÓN AZULGRANA

Plaga de lesiones: la profecía de Piqué se cumple y ya es titular

Xavi solo dispone de dos centrales ante el Celta y el Inter y con la visita al Bernabéu en el horizonte

Piqué, en la presentación oficial del Barça en el trofeo Joan Gamper del Camp Nou. JORDI COTRINA

Con siete defensas empezó la temporada el Barça. Fueron ocho cuando la última palanca permitió incorporar a Jules Koundé. Diez llegó a tener al día siguiente del cierre del mercado con los fichajes de Héctor Bellerín y Marcos Alonso. Y con seis se ha quedado para afrontar los próximos partidos tras el alud de lesiones que se ha abatido sobre el equipo en dos semanas, justo cuando los necesitaría a todos y sanos ante un calendario sin tregua.

Una nómina muy justita ante la frecuente periodicidad de bajas que recoge Xavi y la intensidad de diez partidos en cuatro semanas y media. Celta, Inter y Madrid para empezar. Con el liderato de la Liga y la clasificación para la Champions en juego. A mediados de octubre ya va el Barça con el gancho.

La crisis de los laterales derechos, con las lesiones sucesivas de Sergi Roberto, Araujo, Koundé y Bellerín, por este orden, se ha extendido a los centrales. Eran cinco, contando a Araujo y Koundé, cuyas posiciones naturales son esas por más que taparan el boquete de la banda, y solo quedan dos después de que Andreas Christensen entrara en la enfermería de Milán.

Koundé, tras sufrir la lesión muscular con la selección francesa ante Austria. AFP

Sitio garantizado

La profecía de Gerard Piqué a Xavi (y a Joan Laporta, el presidente) para hacer valer su continuidad en la plantilla se va a cumplir. Acabará jugando él. Más por incomparecencia de los demás que por su trabajo sordo y constante en los entrenamientos. Ante el Celta tiene el sitio garantizado, y formará pareja con Eric Garcia. También frente al Inter en el decisivo choque del miércoles en la Champions.

No queda nadie más. Lo cual es un peligro por la falta de recambios a corto plazo si cae uno de los dos centrales vivo. Las expectativas de que Koundé (lesión en el bíceps femoral izquierdo) pueda reaparecer en el clásico ante el Madrid el 16 de octubre no alivian el precario estado de la defensa, así que Piqué saltará a la cancha del Bernabéu tan feliz como cada año. Christensen, con un esguince de ligamentos en el tobillo izquierdo, parece que no llegará a tiempo. Tampoco Bellerín (lesión en el sóleo izquierdo) y muchos menos Araujo, a quien no se espera hasta diciembre como pronto.

Eric defiende un balón frente al acoso de Correa. EP

La línea más frágil

La línea que teóricamente debería ser la más sólida y resistente por la condición física de sus componentes se ha revelado como la más frágil, aunque en el centro del campo ya han saltado las alarmas.

Tras la lesión de Frenkie de Jong, que debería estar restablecido el domingo o el miércoles a más tardar, se ha registrado la de Franck Kessié, dejando a Gavi, Busquets y Pedri sin recambio a no ser que Xavi ose dar vuelo a Pablo Torre (19 años), tan joven como Pedri y mayor que Gavi. En la delantera, la lesión muscular de Memphis Depay en el bíceps femoral izquierdo no altera a Xavi. Tiene cinco delanteros más. Memphis era el menos utilizado. Cayó jugando con la selección. Como Frenkie, Koundé y Araujo.

Christensen intenta frenar a Lautaro. AFP

Desequilibrio en las bandas

La defensa era la línea con más rotaciones del equipo y ahora lo será aún más por el movimiento obligado que registrará, forzado por la situación. Las circunstancias han provocado el curioso desequilibrio entre la banda derecha y la izquierda, donde los tres componentes compiten sin ferocidad por un puesto.

Jordi Alba ha pasado de estar solo a bien acompañado (o mal, según lo mire él) por Alejandro Balde y Marcos Alonso, uno titular en la Liga (Balde ha jugado seis de los siete partidos) y otro en Europa (Marcos fue el elegido ante el Bayern y el Inter). En Mallorca jugó Balde de lateral derecho para tapar la hemorragia de la derecha.

La otra alternativa que tendría Xavi es la de alterar el sistema defensivo, pero le obligaría a poner en riesgo a Marcos Alonso, que sería un potencial tercer central al lado de Piqué y Eric. O retrasar a Frenkie de Jong en una situación de emergencia, ya fuera por un aumento de las bajas o por una voluntad ultradefensiva que no se espera del Celta y se puede dar por descontada en el Inter el próximo miércoles.

Compartir el artículo

stats