Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano

La lluvia de goles de Cristina Pevida, que anotó 18 tantos con el Siero: "Nunca metí tantos, ni en infantiles"

"Esto debe de ser un récord", le dijeron sus compañeras del Balonmano Siero

Cristina Pevida, rodeada de balones en un entrenamiento del Balonmano Siero. | Juan Fernández

Cristina Pevida, rodeada de balones en un entrenamiento del Balonmano Siero. | Juan Fernández

“Esto debe ser un récord o algo”, le dijeron a Cristina Pevida sus compañeras tras la victoria del Balonmano Siero el sábado contra el Carballal. Un festival de goles (38-37) en el que la extremo derecho polesa se dio un festín, con 18 tantos, nueve de ellos de penalti. “No soy de fijarme en esas cosas, pero en la vida metí tantos goles, que yo recuerde, ni en infantiles”, confiesa Pevida, que a sus 37 años recién cumplidos sigue siendo un pilar fundamental del club sierense.

El choque del sábado se saldó con victoria y con la lluvia de goles de la jugadora local, pero hubo que sufrir de lo lindo. “Ellas son más de jugar a marcadores altos, pero a nosotras no nos viene bien, siempre salimos con la idea de que nos metan menos. Es verdad que estábamos todas muy enchufadas, aunque no supimos administrar muy bien la diferencia de cuatro goles que conseguimos en la segunda parte”, señala Pevida, que pese a su acierto otorga gran parte del mérito a la portera Estefanía: “Sobre el minuto 10 de la segunda parte, Fani empezó a pararlo todo... tres ataques seguidos, contraataques... cerró la persiana”.

El triunfo ante el Carballal supone un nuevo refuerzo moral para el Balonmano Siero, que esta temporada lleva una trayectoria muy diferente a la de la pasada campaña, alejado de los puestos de descenso. “Está siendo una Liga muy rara. La gente hace cálculos para la salvación, pero yo no me fío, no sé si soy más miedosa. Veo que equipos que tienen muy pocos puntos ganan a otros con muchos puntos. Pero es verdad que estas victorias nos están dando mucha confianza. El año pasado no éramos capaces de ganar y si no hubiera sido por el parón habríamos estado en la cuerda floja”.

La diferencia clasificatoria entre una temporada y otra es muy grande, pero la jugadora no ve grandes diferencias en la cancha. “Estamos moviendo un poco más el balón, pero yo creo que sobre todo es la parte moral. Estamos teniendo un poco más de suerte y así compites de otra forma”, opina.

Una pasión que dura

Administrativa en una empresa de El Berrón, Talleres Cevyma, Cristina Pevida lleva años pensando que empieza su última temporada. Pero sigue jugando. “Me gusta mucho el deporte en general y el balonmano en particular. Sobre todo el deporte en equipo. Hoy por ejemplo (por ayer), no te apetece ir a entrenar, pero es una responsabilidad con el equipo. Me estoy mentalizando para nadar cuando lo deje”.

Esta temporada, además, se ha animado a dirigir a un equipo de las categorías inferiores del Siero, el alevín. Algo que, pese a todas las dificultades derivadas de las restricciones por la pandemia, le resulta gratificante: “La verdad es que te ríes muchísimo con las crías, y los padres son súper majos. Lo llevo con Fani, que ella tiene experiencia”.

La pandemia ha subrayado aún más la labor de la directiva del club, para la que Pevida se deshace en elogios. “Lo que hacen no hay dinero que lo pague. Con menos subvenciones (el Ayuntamiento de Siero ha desviado a partidas contra el covid las ayudas a los clubes), menos participación de empresas privadas... a nosotras nunca nos falta de nada, nos miman muchísimo”.

Razones tiene Cristina Pevida para seguir apegada al Balonmano Siero, que solo dejó para un paréntesis en Gijón: “Estaba muy a gusto, pero tenía claro que el día que me llamara Alfonso, volvería”.

Compartir el artículo

stats