Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan José Chacero, presidente saliente de la Federación Asturiana de Baloncesto: “La pérdida de niñas y niños por la pandemia será difícil de recuperar”

“Una de mis mayores decepciones ha sido la poca receptividad de algunos políticos hacia los que trabajamos por el deporte de forma altruista”

Juan José Cachero, presidente de la Federación Asturiana de Baloncesto. | Miki López

Juan José Cachero, presidente de la Federación Asturiana de Baloncesto. | Miki López

Juan José Cachero (Mieres, 1956) llegó en 2013 a la Federación Asturiana de Baloncesto y desde el primer día dijo que su etapa duraría ocho años. Ha pasado ese tiempo y ha cumplido su promesa. El próximo 12 de enero dejará de ser oficialmente presidente y le sucederá Alberto Cuervo, hasta ahora vicepresidente. A lo largo de esta entrevista, Cachero hace un repaso de una etapa en la que el baloncesto de la región ha crecido.

–¿Por qué ha tomado la decisión de dejar la Federación?

–Me marcho voluntariamente, al considerar que, respetando las decisiones que puedan tomar otros presidentes, en mi opinión ocho años es el periodo adecuado.

–¿Qué balance hace?

–No me corresponde hacerlo. Tan solo puedo exponer los datos recogidos en la Dirección General de Deportes en los que se refleja el incremento del 66% en el número de licencias, del 61% en el número de equipos y del 92% de los ingresos. Puedo afirmar que tenemos una Federación sólida, solvente e independiente; en lo deportivo, en lo económico y en lo social.

–Si tuviera que decir solo una cosa, ¿de qué es de lo que se siente más orgulloso?

–De la confianza depositada en mi persona, tanto por los máximos responsables de la Federación Española como por los diferentes estamentos del baloncesto asturiano que me han permitido cumplir con el trabajo que tenía encomendado. Y, especialmente, del cariño y la comprensión que han tenido ante mis errores.

–Por el contrario, ¿qué es lo que le hubiera gustado hacer y no ha podido?

–Me hubiera gustado dar continuidad a lo ya iniciado en todo lo que concierne al aspecto social del baloncesto.

–¿Considera que se están poniendo los mimbres para que Asturias dé en el futuro más jugadores de alto nivel?

–Sin duda. En la actualidad, de las seis selecciones de categorías inferiores de Asturias (alevines, infantiles y cadetes, masculino y femenino) contamos con cinco en la máxima categoría. El salto de calidad en estas categorías de formación conllevará, en un corto periodo de tiempo, una mejora también en las categorías superiores.

–¿Por qué en Asturias hay entrenadores de alto nivel, un árbitro en la ACB y cuesta tanto que lleguen sucesores de Saúl Blanco o Diego Sánchez?

–Puedo aventurar que, a corto plazo, al menos tres niñas estarán compitiendo en la máxima categoría, alcanzando alguna de ellas la selección absoluta; y respecto a los chicos, también lo conseguiremos, pero será a medio plazo.

–En su última etapa en la Federación ha tenido que lidiar con la crisis del covid-19, ¿cómo ha sido este periodo?

–Hemos ayudado modestamente a los clubes con la devolución de las cuotas en las licencias e inscripciones de la temporada pasada y exonerándolos en la presente. Tratando de convencer a las autoridades deportivas y sanitarias, sin éxito hasta la fecha, de que nos autoricen a hacer baloncesto, ya que la práctica del deporte ayuda en la lucha contra la pandemia.

–¿Considera que esta crisis sanitaria tendrá consecuencias para el deporte en el futuro?

–Desgraciadamente, será así. La pérdida de niñas y niños que van a abandonar el deporte, al igual que de muchos aficionados, será difícil de recuperar.

–¿Piensa que se ha dado poca relevancia al deporte en esta etapa?

–Absolutamente. Una de mis mayores decepciones a lo largo de estos años es la poca receptividad que muestran algunos políticos hacia personas que, incluso de forma altruista, estamos trabajando en favor del deporte. Merecemos que, al menos, se nos escuche. En este punto excluyo tanto al anterior director general de Deportes, José Ramón Tuero, como a la actual, Beatriz Álvarez.

–Uno de sus mayores esfuerzos ha sido la cantera, con la creación de la Liga Baby como estandarte, ¿tendrá continuidad esa labora tras la pandemia?

–Espero que así sea. En esas edades, tan solo por la ilusión que transmiten los pequeños y por los beneficios que les aporta el deporte, todo el esfuerzo merece la pena.

–¿Qué le desea a su sucesor?

–Me marcho tranquilo y optimista con el futuro de nuestra Federación, ya que Alberto Cuervo, por su experiencia, capacidad, compromiso y tesón, asegura una gestión de éxito. Su trabajo como vicepresidente a lo largo de estos años le avala.

Compartir el artículo

stats