Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Final feliz para la búsqueda de la niña del podio: el exciclista profesional Abilleira consigue dar con ella 50 años después gracias a internet

Un mensaje en las redes sociales y su eco en LA NUEVA ESPAÑA dio paso a una búsqueda por el oriente asturiano que le condujeron a la llanisca Marily Zapatero

José Luis Abilleira, rodeado por ciclistas y asistentes a la carrera, en el día de su victoria. En el círculo, Marily Zapatero.

José Luis Abilleira, rodeado por ciclistas y asistentes a la carrera, en el día de su victoria. En el círculo, Marily Zapatero.

José Luis Abilleira se impuso en un coloso, en los Lagos de Covadonga, en la edición de la Vuelta a Asturias de 1973. Y, como marca la tradición, recibió el ramo de flores en el podio, en aquella ocasión de manos de una niña.“Más tarde me confesaron que era su

“Me acuerdo como si fuera hoy. Alumnos y alumnas de la Escuela Pública de Cortines, fuimos de excursión a Los Lagos y, al bajar, paramos en Covadonga”. Así rememora Marily Zapatero aquel 21 de junio de 1973 con motivo de la llegada del final de etapa de la Vuelta Ciclista a Asturias al santuario de Covadonga, procedente de Cangas de Onís. Una vez en el real sitio, alguien se fijó en ella para que se encargara de entregar el ramo de flores y darle un par de besos al ganador de la etapa, el madrileño José Luis Abilleira, especialista en escaladas y pruebas de montaña, del equipo La Casera. No se lo pensó dos veces, pese a la inicial timidez, cumpliendo con creces el cometido.

Marily Zapatero le da un beso a Abilleira en el podio de la etapa.

Marily Zapatero le da un beso a Abilleira en el podio de la etapa.

“Después, el ciclista me regaló el ramo de flores y unas fotos, pero no el maillot”, matiza Marily Zapatero, quien tiene en la actualidad 60 años y es natural de la casería de Las Xareras, localizada en la parroquia de Caldueño, en término municipal de Llanes.

Transcurrido casi medio siglo de aquella anécdota protagonizada por la llanisca es bastante probable que, una vez retorne la nueva normalidad con el paso de la pandemia, vuelva a reencontrarse con Abilleira, este de 73 años. “No me importaría”, asevera, recordando una de las entrañables vivencias de su infancia y más subida al protocolario podio de una importante prueba deportiva como la Vuelta Ciclista a Asturias.

Elsa Elola Navarro, afincada en Zaragoza, fue clave en la resolución de la historia. Ella fue la que dio con aquella “niña” a través de las redes sociales. “Todo comenzó con un post de José Luis Abilleira el pasado 5 de diciembre. Publicó la foto de un podio en Asturias, en el que una preciosa niña le hacía la entrega de un trofeo. Comentaba que le hubiera encantado saber quién era. En aquella ocasión, surgió entre todas las autoridades una criatura preciosa con un ramo de flores. Ya había hablado con él alguna vez sobre esta anécdota bonita, pero él, aunque recordaba perfectamente ese momento y que se trataba de Asturias, no recordaba qué carrera era”, señala Elsa Elola.

Marily Zapatero.

Marily Zapatero. LNE

Después de remover Roma con Santiago, tras infinidad de gestiones e involucrando a muchas personas, tanto en la comarca del Oriente del Principado de Asturias, haciéndose eco también LA NUEVA ESPAÑA, como de otras comunidades autónomas, la historia encontró un final feliz: Marily Zapatero Amieva, que en las fotos de la época aparece rodeada de autoridades, entre ellas el entonces abad de Covadonga, Emiliano de la Huerga, así como miembros del Club Ciclista Enol de Cangas de Onís (Juan Rodriguez-Noriega Belaustegui), además de otras personalidades civiles. “De no estar viviendo esta dura etapa, hubiera sido precioso poder ir a conocer personalmente a Marily, la “niña” de los enormes ojos, que tantas veces he mirado en esa fotografía y que me hacía imaginar aquel instante mágico, de una época del mejor ciclismo, que había tenido lugar en la bella Asturias”, resume Elsa Elola.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats