Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El OCB espanta sus fantasmas

El Liberbank Oviedo, en el regreso del público a Pumarín, logra ante el Ourense una importante victoria reaccionando a tiempo a su clásica pájara final

Norelia trata de  encestar ante Van Wijk, con Dimitrijevic, de  espaldas, Kabasele al fondo y Joseph tapado.

Norelia trata de encestar ante Van Wijk, con Dimitrijevic, de espaldas, Kabasele al fondo y Joseph tapado.

El reencuentro entre la afición de Pumarín y el OCB fue casi perfecto. El Liberbank Oviedo Baloncesto se llevó una trabajada victoria ante el Ourense que vale oro en la clasificación y que se logró dando un muy buen espectáculo. Además, el OCB fue capaz de superar una pájara final que sacó del armario en el que permanecían escondidos los fantasmas de días anteriores -las derrotas cuando tenía el partido casi ganado ante el Leyma Coruña y el Palencia- y que esta vez supo gestionar sin perder ni los papeles ni el partido.

Y eso que el inicio del duelo estuvo lejos de ser bueno. Dio la sensación de que el Liberbank Oviedo salió a dormir el partido, a ponerle un ritmo bajo, algo que va contra la naturaleza de este equipo. Por contra, el Ourense se encontró muy cómodo y, encima, le entraban todos los tiros exteriores. Tan floja fue la puesta en escena local que a pesar del poco tiempo transcurrido empezaron a saltar algunas alarmas: a dos minutos del final del primer cuarto el equipo de casa perdía por once puntos (9-20).

Pero había un invitado especial a la fiesta de ayer en Pumarín, Saúl Blanco, que por fin pudo jugar ante su afición. Él fue el encargado de meter un triplazo para reducir distancias en ese tramo final del primer cuarto y enseguida se le unió el eléctrico Norelia para machacar y empezar a cambiar el rumbo de un partido que necesitaba una sacudida. Entre los dos lograron que el OCB comenzara el segundo cuarto con solo seis de desventaja (16-22). Y a partir del segundo parcial ya todo fue diferente. Speight empezó a hacer diabluras y a dejar atrás rivales con su potente primer paso y su enorme velocidad, Blanco dio un par de pinceladas más de su talento y Arteaga ejerció de jefe y de alma de este equipo. Es todo un orgullo para el club y para su afición que un jugador de su trayectoria se deje la piel en la pista como lo hace este grandísimo jugador, con unos fundamentos debajo del aro que casi nadie tiene en la LEB Oro. Una lección de lo que debe ser un deportista para todos los jóvenes que tiene a su lado.

Ya con el Liberbank Oviedo conectado, más activo en defensa y aprovechando cualquier oportunidad para salir corriendo a encestar, el dominio cambió de bando. Al descanso ganaban los de casa por un punto (43-42) y al final del tercero por nueve (66-57). Aun así, el Ourense, que movió bien el balón y siempre estuvo conectado al encuentro, no daba su brazo a torcer, sabedor también de que conservar opciones hasta el final es buena cosa ante un equipo tan imprevisible como el asturiano. Y, además, uno de los principales debes que quedaron en la cuenta del equipo carbayón ayer fue la defensa de un tirador que a punto estuvo de costar un disgusto más serio a los azules. Henríquez mantuvo a su equipo en el partido gracias a que sus compañeros supieron buscarle y a que el OCB decidió dejarle tirar hasta que fallara (metió seis triples).

El último cuarto comenzó precisamente con un triple de Henríquez al que respondió bien el Oviedo Baloncesto con un Kabasele que dejó claro que Arteaga puede descansar tranquilo los minutos que precise. Gran fichaje este pívot, que aporta mucho en defensa gracias a su espectacular físico y que también tiene puntos en sus manos. Pero Henríquez anotaba y anotaba y al OCB se le empezó a hacer de noche en cada ataque. A 4:24 del final la ventaja que había llegado a ser de once puntos cuatro minutos antes (71-60) era tan solo de dos (73-71). Pero Norelia no estaba dispuesto a dejar escapar otra victoria y se echó al equipo a la espalda. Speight volvió a su recital de canastas imposibles y Oliver Arteaga puso la serenidad para hacerse con los rebotes, en ataque y en defensa, y entre todos volvieron a cimentar una buena ventaja que ya Ourense no fue capaz de remontar. Un gran día para el OCB, que se queda con cinco victorias y cinco derrotas en la quinta posición de la clasificación tras superar por segunda vez a un rival que debe estar en su misma lucha. Una lucha que será todo un espectáculo.

Homenaje del OCB a Juan José Cachero

Homenaje del OCB a Juan José Cachero

El Liberbank Oviedo Baloncesto quiso tener un gesto de agradecimiento con el ya expresidente de la Federación Asturiana de Baloncesto, Juan José Cachero. El presidente del club, Fernando Villabella, le entregó una placa y posteriormente el público se sumó al homenaje con un sonoro aplauso.

Compartir el artículo

stats