Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El líder fija el rumbo: así se forja el triunfo diario del Ceares

“No miro más allá de los dos próximos partidos”, señala Pablo Busto, al mando del sorprendente Ceares, en su mejor momento

Pablo Busto, dirigiendo desde la banda.

Pablo Busto, dirigiendo desde la banda.

Después de once partidos de competición, hace tiempo que el Ceares dejó de ser considerado una sorpresa. El equipo gijonés es, de largo, el mejor de los dos subgrupos asturianos de Tercera, por encima de otros conjuntos de mayor cartel como el Caudal o el Real Avilés. “Estamos en el mejor momento de la temporada”, admite su entrenador, Pablo Busto, concentrado en disfrutar el momento.

La temporada empezó con ciertas dudas en la entidad cearista, que tenía bien presente el sufrimiento de la temporada pasada. Esta campaña, con una plantilla nueva y una temporada acortada por el covid, la cosa podía ponerse fea si se enlazaban varias derrotas consecutivas. El éxito, sin embargo, ha sorprendido a la propia empresa: nueve triunfos, un empate y una sola derrota.

El técnico gijonés mantiene que el ingrediente secreto de su exitosa receta se encuentra en el vestuario: “La gente está disfrutando entrenando, el vestuario es muy sano y está muy comprometido, todos aceptaron muy bien la idea de trabajo que teníamos, cogieron el año con mucha ilusión”.

En un primer vistazo, lo que más destaca del líder es su trabajo defensivo. Hasta la fecha ha encajado ocho goles, una cifra solo mejorada por el Caudal, y en los últimos cinco partidos únicamente ha visto su portería batida en una ocasión. Busto destaca la capacidad de adaptación de sus jugadores a las circunstancias del partido: “Igual nos está faltando algo más con el balón en momentos puntuales, pero nos adaptamos a cada campo y a cada situación, si hay que proponer o si hay que sufrir”.

¿Hasta dónde puede llegar este sorprendente Ceares? Su entrenador tiene claro que “el objetivo es la salvación, y ya está muy encaminada. Ahora podemos permitirnos pensar en un poco más que eso, pero no miro más allá del próximo partido y del siguiente. No merece la pena, y menos este año con la situación sanitaria”.

La pandemia es el lunar de la temporada, teniendo en cuenta que el Ceares arrastra una masa importante para la categoría, un público que no está pudiendo disfrutar de los partidos en directo. “En el Muro de Zaro (donde el Ceares ganó al Avilés Stadium por 0-1) había 68 personas de Ceares, me dijo la directiva. Tenemos ganas de que puedan disfrutar con nosotros en La Cruz, ojalá nos puedan ayudar en los partidos de la segunda vuelta”.

Una segunda vuelta que el Ceares afronta sin cambios en la plantilla, a pesar de que el mercado de invierno sigue abierto. “Soy de los que piensan que lo que fiches tiene que ser para ser titular, si es para hacer número tienes un problema con lo que entra y otro con lo que ya tienes”, sentencia Busto.

Compartir el artículo

stats