Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiografía del deporte asturiano en la pandemia: El atletismo se siente olvidado

David Sotura, coordinador de la escuela de la Atlética Avilesina: “Perdimos a gente con mucha proyección que ya es irrecuperable”

David Sotura, ayer, en las instalaciones de El Quirinal. | Ricardo Solís

David Sotura, ayer, en las instalaciones de El Quirinal. | Ricardo Solís

En Asturias el deporte está integrado en una consejería que tiene tres nombres y ninguno de ellos hace referencia a una actividad que forma parte de la vida diaria de miles de asturianos. Se trata de la consejería de Cultura, Política Lingüística y Turismo. Si entras en su página web, en el quinto lugar de sus funciones aparece un escueto “deporte”. Lo gestiona Beatriz Álvarez, directora general de Deportes del Principado. “No hay consejería de Deportes, ni nombran al deporte. No existe en Asturias”, dice David Sotura, coordinador de la escuela de atletismo de la Atlética Avilesina. “De tanto desánimo con toda esto de la pandemia creamos una plataforma y se solicitaron varias reuniones, pero hasta ahora la directora general de Deportes nunca nos ha querido recibir”, añade.

En su opinión, todo lo que ha sucedido en este periodo, el maltrato que considera que ha sufrido el deporte en la región, podría cambiar en el futuro si se considerase al deporte, sobre todo al de base, como una actividad esencial: “Necesitamos que sea así para que se nos proteja, somos un componente importante para que haya salud”. Un ejemplo de lo que ha sucedido en Asturias con el deporte lo pone Sotura en lo que se han visto obligados a hacer para entrenarse: “Nosotros, en nuestras instalaciones, para las actividades que hacemos tomamos todas las medidas higiénicas y todo el mundo las cumple, pero nos hemos visto obligados a entrenar fuera y ahí nadie cumple las medidas. En el parque Ferrera, en Avilés, entre la gente que hacía deporte popular y un montón de federados se creo una situación caótica; ahí sí que te daba miedo y yo tomé la de no ir a entrenar allí”.

Otra de las cosas que le cuesta entender a Sotura es la diferencia que se hace en Asturias por edades a la hora de permitir o no practicar deporte: “Ahora, con los cierres perimetrales, solo pueden venir a entrenarse gente federada, los de edad escolar que sean de fuera del concejo no pueden venir, con la desmotivación que conlleva eso”. Y es que, sostiene el coordinador de la escuela de atletismo avilesina, “no se entiende por qué los mayores de 16 sí pueden hacer deporte y los menores no, los Juegos Escolares están suspendidos y se podía organizar algo con medidas seguridad”.

Todas estas cosas llevan a que, explica Sotura, “se haya quedado mucha gente en el camino”. “Con lo de tener que entrenar a gente de entre 15 y 18 años perdí a una tercera parte de la gente, pero es que de esa gente mucha se ha desmotivado viendo la situación que tenemos desde marzo, se echaron para atrás porque ya no estaban en la misma forma de antes”.

Y es que la prohibición de competir en Asturias que estuvo vigente durante bastantes semanas tuvo sus consecuencias: “Las competiciones son un punto de motivación, si no los chavales se preguntan: ‘¿para qué voy a entrenar?’. Luego está siempre la motivación de competir en campeonatos de España, pero ahora participa mucha menos gente por las restricciones y muchos hicieron la mínima nacional, pero no pudieron participar”.

Las consecuencias son palpables y lastrarán el futuro del deporte asturiano: “He perdido a dos atletas que tenían mucha proyección para el futuro, medallistas en Asturias y con participaciones en campeonatos de España, que ya son irrecuperables. Lo han terminado dejando a los 17 años. Y otro montón de críos con facultades también se han quedado en el camino sin saber hasta dónde podían llegar. Es una pena”, lamenta.

La situación ha sido mala en todas partes, pero para el responsable de la escuela de atletismo de la Atlética Avilesina “en Asturias ha sido peor”: “En otros sitios sí se da importancia al deporte, aquí no; fuera se lo toman como una cuestión de educación y tiene otro trato. Aquí se han hecho las cosas sin seguir un criterio lógico, se nos cerró sin explicación de por qué se hacía”. Y, por si fuera poco, se están empezando a asfixiar también en el apartado económico: “Las competiciones que organizábamos eran una importante inyección económica para el club, un dinero que la Dirección General de Deportes se ha ahorrado en subvenciones”.

Compartir el artículo

stats