Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tercera División de Asturias: El Tuilla empieza a ver la luz

“Al comenzar la Liga tuve que aislarme dos semanas y hay quien tuvo que dejarlo por trabajo”, cuenta el delantero Marcos Iglesias

Marcos Iglesias, en primer término, celebra un gol del Tuilla.

Marcos Iglesias, en primer término, celebra un gol del Tuilla.

En todas las quinielas, el Tuilla aparecía como uno de los grandes candidatos a liderar el subgrupo B de Tercera. Un equipo que suele estar arriba y que esta temporada parecía obligado a volver a pelear por el ascenso. Sin embargo, mientras en el inicio de la competición otros equipos como el San Martín sorprendían por sus buenos resultados, el conjunto arlequinado no terminaba de despegar. Han ido pasando las jornadas y el Tuilla ya es tercero, en puestos de fase de ascenso, tras sumar cuatro victorias y un empate en las cinco últimas jornadas. En la última de ellas, el domingo, ganaron 4-1 al Titánico y el delantero Marcos Iglesias marcó sus dos primeros goles del curso.

“El inicio de temporada fue complicado, se juntó todo, yo tuve que aislarme dos semanas por ser contacto estrecho de un contagiado por covid, piezas clave como Álvaro Pozo, Dani Hevia o Cris Alonso tuvieron que estar un tiempo fuera por el trabajo, y todo eso ha hecho que sea complicado; además, somos una plantilla con gente veterana y eso hace que te cueste más coger la forma”, explica el delantero, de 30 años, protagonista en la victoria del domingo, que fue mucho menos cómoda de lo que dice el 4-1 final. Y es que el Titánico estuvo peleando por el empate a 2 hasta que en el descuento dos goles de Marcos Novoa cerraron el partido a favor del conjunto local: “El Titánico es un equipo rocoso, bien armado, con físico y velocidad arriba, fue un partido muy complicado”, reconoce el ariete.

Ellos, a pesar del complicado comienzo de competición, mantienen una ambición máxima: “Queremos estar entre los tres primeros, lo tenemos claro, sin ninguna presión pero sabiendo que el objetivo del curso es ese”. Para lograrlo cuenta con “un ambiente extraordinario”: “Nos llevamos muy bien y hay mucha gente con la que llevo jugando mucho tiempo”, añade este futbolista que cumple su segunda temporada en su segunda etapa en el Tuilla.

Lo hace compatibilizándolo con su trabajo en una empresa de formación y prevención. Una empresa que, explica, va mejor en estos momentos por lo segundo que por lo primero: “Las cosas están como están, pero nosotros tenemos mucho trabajo”. También tiene la suerte de que, a diferencia de algunos de sus compañeros, a él no le han puesto problemas para que siga entrenando y jugando: “En eso tengo suerte”, reconoce. Tanto que puede seguir soñando con un ascenso que el Tuilla lleva tiempo rondando y que sería todo un bálsamo para un año tan complicada. “Nos ha costado arrancar, pero las cosas ya van mucho mejor”, sentencia este delantero que ha jugado ya en nueve equipos de Tercera.

Compartir el artículo

stats