Micah Speight, base del Liberbank Oviedo Baloncesto, es el que más balones roba en la LEB Oro. El estadounidense, una de las grandes revelaciones esta temporada en la segunda categoría del baloncesto español, lleva una media de 1,57 robos por partido, un total de 22 en 14 encuentros, cuatro más que el jugador del Tizona Burgos Ayoze Alonso, el segundo que más balones ha robado en la competición. Speight es, además, el quinto máximo anotador de la Liga, con una media de 13 puntos por partido, solo superado por los pívots Kevin Larsen y Sasa Borovnjak, el alero Devin Schmidt y el también base Reed Timmer. También destaca el base estadounidense por su eficacia desde la línea de tres, siendo el séptimo con mejor porcentaje de la LEB Oro, un 45%, habiendo anotado 27 triples en 59 intentos.